dreamair

Air Europa dice que deja de ingresar 67 millones de euros por la huelga del SEPLA

Air Europa estima en 67 millones de euros la cantidad que ha dejado de ingresar por conceptos directamente atribuibles a la huelga de pilotos que viene sufriendo desde el pasado 22 de septiembre. Así se desprende de un estudio del departamento financiero de la compañía, que analiza el descenso de los ingresos desde el 1 de septiembre, día en que el SEPLA hizo pública la convocatoria de huelga indefinida, hasta el pasado 23 de diciembre, última jornada analizada hasta ahora.

Según este estudio, en los meses previos a la convocatoria de huelga la compañía venía manteniendo un ritmo de ventas que superaba en un 19% a las registradas en el mismo periodo del año anterior. Esa tendencia se interrumpió bruscamente a partir del anuncio de huelga, realizado el día 1 de septiembre. En jornadas sucesivas, la tendencia a la baja fue aumentando hasta registrar un descenso de las ventas inferior en un 2% a las del último trimestre del año anterior.

El estudio viene a confirmar lo que ya es un axioma en la aviación: que las huelgas de pilotos comienzan a hacer daño a la compañía desde el mismo instante en que se convocan, con independencia de que después se lleven a cabo o no. Y el daño afecta no sólo a los vuelos directamente cancelados por la huelga, sino también y de forma intensa, a la ocupación de aquellos que sí se realizan.

Los pilotos de Air Europa cumplen hoy su jornada de huelga número 34. Durante todo este tiempo, la compañía se ha visto a obligada a suspender más de 800 vuelos y ha dejado de comercializar más de 100.000 pasajes de avión.

Mientras tanto, ningún piloto ha visto decrecer sus nóminas de forma significativa a causa de la huelga. Al cancelarse los vuelos no protegidos por el Decreto de Servicios Mínimos, los pilotos no son convocados a operarlos. La compañía considera desproporcionado e injusto este desfase entre lo que la huelga le está costando a una parte y a otra.

El SEPLA de Air Europa convocó huelga indefinida cada lunes y jueves con el argumento de que la compañía estaba externalizando vuelos hacia Orbest, circunstancia que ha sido reiteradamente desmentida por ambas compañías y sobre la que el sindicato no ha mostrado prueba alguna.

El pasado 20 de noviembre, en una maniobra claramente dirigida a manipular a la opinión pública, el SEPLA ofreció –bajo condiciones, por otra parte inasumibles- desconvocar la huelga durante el periodo navideño. Se trataba, como explicó la dirección de la compañía, de un simple lavado de cara, de un brindis al sol sin consecuencia práctica alguna, ya que, como sabe cualquier piloto, se necesitan al menos tres meses para reprogramar los vuelos cancelados por la huelga.