dreamair

La IATA se reunió con las autoridades de EEUU para tratar el refuerzo de la seguridad aérea

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) organizó una histórica cumbre el 22-1-10 en materia de seguridad aérea con el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (DHS). El Director General y CEO de la IATA, Giovanni Bisignani, y la Secretaria del DHS, Janet Napolitano, abrieron una nueva era de cooperación entre industria y gobierno para mejorar la seguridad aérea en todo el mundo.

Bisignani declaró que «la industria de la aviación tiene el compromiso de mantener la seguridad del espacio aéreo mundial. Vivimos en un mundo global conectado globalmente con amenazas globales. El desafío consiste en proteger los beneficios de la conexión aérea y eliminar las amenazas. Los gobiernos y la industria comparten los mismos objetivos pero su experiencia es diferente. La industria tiene la experiencia operacional para una implementación efectiva. Solo trabajando juntos podemos ir hacia adelante».

 

La cumbre se celebró en la sede central de la IATA, en Ginebra, y a ella asistieron el Secretario General de la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI), altos ejecutivos de 25 compañías aéreas así como miembros del gobierno estadounidense. Bisignani elogió el nuevo enfoque de la administración de Obama hacia una participación activa de la industria. «Aplaudimos el compromiso de la Secretaria Napolitano para colaborar con la industria y encontrar soluciones factibles y efectivas. En una única reunión no se pueden resolver todos los problemas de seguridad a los que nos enfrentamos, pero es un gran paso en la dirección correcta».

 

«Tenemos mucho que aprender los unos de los otros y hoy es el comienzo de un diálogo regularizado de alto nivel sobre este crítico asunto. Esta cooperación debería convertirse en un modelo para otros países», apuntó Bisignani. La IATA y el DHS acordaron celebrar una próxima reunión para continuar con este asunto en las próximas semanas.

 

Durante la reunión, la IATA y aerolíneas miembros hicieron varias recomendaciones, que incluyen:

Institucionalización de la cooperación gobierno/industria: Así, las políticas de seguridad se beneficiarían de la experiencia operativa de las aerolíneas. La IATA alentó a la OACI a construir un modelo para que esta cooperación se implemente a nivel global.

Implementación: Reconocer que las normas preceptivas y de carácter único con objetivos numéricos no harán que una industria global tan compleja sea más segura. Los gobiernos deben trabajar con la industria para definir las medidas prácticas que se vayan a implementar para conseguir sus objetivos en materia de seguridad.

Recopilación de datos de pasajeros: Conseguir que la recopilación de datos de pasajeros y su intercambio sea más eficiente: la IATA instó al DHS a destruir sus silos internos y crear una base de datos única y un programa de intercambio que podría servir de modelo para que otros

gobiernos lo puedan implementar.

Conciliación a través de las fronteras: los gobiernos deben mantener conversaciones entre ellos para asegurar que las necesidades de un país no entran en conflicto con las leyes de otro.

Control de nueva generación: Junto con la optimización de la tecnología de escaneado, debemos comenzar a plantearnos los futuros controles que combinan tecnología e inteligencia. «Necesitamos un sistema de control que se centre en encontrar sospechosos, no solo objetos nocivos», apuntó Bisignani.

 

Edición: José Fernández