dreamair

Los pilotos europeos exigen competencia leal en la aviación

Foto: JFG

Foto: JFG

Los pilotos europeos quieren alertar a los Ministros de Transportes de los países de la Unión Europea, que se reúnen mañana en Bruselas, de los peligros que amenazan la industria aeronáutica del continente y que distorsionan la sana competencia entre las empresas.

Existen muchos elementos que a día de hoy distorsionan el mercado aeronáutico europeo y que la Asociación Europea de Pilotos denuncia. Cada día más aerolíneas tratan de conseguir una situación de ventaja competitiva frente a otras empresas a base de reducir sus costes laborales, sus impuestos y sus cargas sociales. Prácticas como fomentar los falsos autónomos entre las tripulaciones, el dumping social o el aprovechamiento torticero de las leyes se están expandiendo con rapidez en la Unión, con compañías que buscan beneficiarse de las leyes o los regímenes fiscales más laxos de países que les sirven como “banderas de conveniencia”.

«Es preocupante ver cómo algunas aerolíneas están redefiniendo el mercado europeo –lamenta Dirk Polloczek, recién electo presidente de Asociaón Europea de Pilotos (ECA)-. Puede que sea tentador recortar costes mediante el establecimiento de la base de tus tripulaciones en otro continente, registrando tus aeronaves en paraísos fiscales o pidiendo a los pilotos jóvenes que paguen por volar en tu compañía. Pero esas prácticas destruyen trabajos en Europa, reducen la recaudación de impuestos y seguridad social en los países de la Unión Europea y fuerza a otras aerolíneas a seguir ese ejemplo si no quieren quedarse fuera del mercado».

La distorsión de la competencia se hace igualmente dañina en lo que respecta a las aerolíneas de fuera de Europa. Las compañías asiáticas y del Golfo Pérsico tienen una serie de ventajas con respecto a sus competidores, como la financiación pública del estado o el acceso a unas infraestructuras, capital y combustible asequibles. Además, en su mayoría son utilizadas por sus gobiernos como punta de lanza para su estrategia económica global. Al mismo tiempo, están sujetos a estándares de contabilidad que no son del todo transparentes y a regulaciones menos estrictas que las de los miembros europeos.

«Nuestras aerolíneas no pueden igualar los recursos de las aerolíneas del Oriente ni pueden –ni deben- apoyarse en los subsidios de sus estados», asegura el secretario general de ECA, Philip von Schöppenthau. «Nuestras compañías aéreas pueden ser rentables si su entorno competitivo no está distorsionado. Es por este motivo por el que los pilotos de toda Europa hacemos un llamamiento a los ministros, a la nueva Comisión y los europarlamentarios para que hagan de la competencia justa y leal el centro de la política europea sobre aviación».

Para parar esta tendencia hacia la competencia desleal, se requiere de acciones concretas: mejorar la coordinación y reforzar la legislación social de cada país, erradicar los modelos de negocio abusivos y el dumping social y asegurar el nivel competitivo con empresas extranjeras financiadas públicamente por sus gobiernos.