dreamair

En mayo el transporte mundial de pasajeros creció un 7,7%

Norwegian

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha publicado los resultados del tráfico mundial de pasajeros para el mes de mayo. Los pasajeros por kilómetro transportados (RPK, por sus siglas en inglés) aumentaron un 7,7% en comparación con el mismo mes de 2016.

La demanda de mayo se quedó por debajo del 10,9% de abril, pero sigue estando por delante del crecimiento promedio de los últimos 5 a 10 años. La capacidad subió un 6,1%, y el factor de ocupación aumentó 1,2 puntos porcentuales hasta el 80,1%, un máximo en mayo. Todas las regiones, excepto Oriente Medio y Norteamérica, registraron factores de ocupación récord en este mes.

Tras el ajuste por inflación, las tarifas aéreas al inicio del segundo trimestre se redujeron un 6% respecto al año anterior. Según la IATA, la reducción de las tarifas contribuye a dos quintos del crecimiento de mayo. Sin embargo, su impacto positivo es aproximadamente la mitad de lo observado en el segundo semestre de 2016, y seguirá bajando con el incremento de los costes de las aerolíneas y el debilitamiento de la confianza empresarial. No obstante, la demanda de pasajeros seguirá siendo robusta en los próximos meses de julio y agosto.

«La demanda de pasajeros es sólida. Y no prevemos que se debilite durante los meses de verano en el hemisferio norte. Pero con el alza del precio de los combustibles y otros insumos es probable que las aerolíneas no puedan reducir sus tarifas en los próximos meses para seguir estimulando el mercado. Por su parte, el aumento del proteccionismo y de las barreras para viajar podrían afectar a la demanda si no se controlan. La salud del negocio de aerolíneas depende de un comercio sin fronteras y de la libertad de movimiento de las personas», dijo Alexandre de Juniac, consejero delegado de la IATA.

Mercado internacional de pasajeros

La demanda de tráfico internacional creció un 7,6%. Todas las regiones registraron crecimiento, liderado por las aerolíneas africanas por segundo mes consecutivo. La capacidad total creció un 5,7%, con un aumento del factor de ocupación de 1,4 puntos porcentuales, hasta el 78,5%.

 En Europa el tráfico internacional de pasajeros subió un 7,5% respecto a mayo de 2016, por debajo del crecimiento interanual registrado en abril (14,5%). La capacidad subió un 5,2% y el factor de ocupación subió 1,8 puntos porcentuales, hasta el 82,8%, el más alto respecto a las demás regiones. Tras el ajuste estacional, el crecimiento se ha moderado en los últimos tres meses (a pesar del impulso en la economía de la región), debido, probablemente, a una pausa en la recuperación del tráfico internacional dentro de la región.

 En Asia-Pacífico el tráfico aumentó en mayo un 10,5% interanual. La capacidad subió un 7,2%, y el factor de ocupación aumentó 2,3 puntos porcentuales hasta el 77,6%. El tráfico en las rutas entre Asia y Europa registra una tasa anualizada de más del 26% desde noviembre, lo que señala la recuperación de este sector desde la caída sufrida por los actos terroristas el año pasado. Por su parte, el tráfico en las rutas en el interior de Asia sigue siendo robusto.

 En Oriente Medio la demanda internacional de pasajeros registró un aumento del 3,7% interanual ‒cercano a un mínimo de ocho años‒. La capacidad aumentó 5,7% y el factor de ocupación cayó 1,3 puntos porcentuales, hasta el 69,8%. Aunque las comparaciones interanuales están distorsionadas por el buen comportamiento en mayo de 2016, la desaceleración refleja, también, la prohibición del transporte de grandes dispositivos electrónicos (PED, por sus siglas en inglés) en cabina en rutas a EE. UU. desde 10 aeropuertos de la región, así como el gran impacto negativo de las prohibiciones propuestas por la administración Trump para entrar en EE. UU. El tráfico de pasajeros de Oriente Medio a Norteamérica comenzó a debilitarse a principios de 2017, y en abril volvió a caer (-1,2%) por segunda vez desde 2010, sin indicios de recuperación a la luz del reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia a favor de este veto. Por el contrario, las rutas hacia y desde Europa siguen creciendo en lo que va de año.

 En Norteamérica, el tráfico subió un 4,8% interanual, un descenso respecto al 10,3% de abril, pero sigue siendo un buen dato para la región en comparación con la tasa de crecimiento promedio de los últimos 5 años. A pesar de esta desaceleración, se espera que la economía saludable de la región ‒sumada a la fortaleza del dólar‒ estimule la demanda de viajes internacionales (a pesar de que fortaleza del dólar afecta negativamente a la entrada de visitantes). La evidencia sugiere también que las nuevas medidas de seguridad puestas en marcha por el gobierno estadounidense disuaden a los turistas. La capacidad subió un 4,2% y el factor de ocupación escaló 0,5 puntos porcentuales, hasta el 80,5%.

 En Latinoamérica la demanda internacional aumentó un 9,3% interanual. A pesar de los desafíos actuales, la mejora en la economía brasileña está contribuyendo al crecimiento, sobre todo en las rutas dentro de Sudamérica. Las aerolíneas se enfrentan a cierta volatilidad política y económica en la región. La capacidad subió un 6,8% y el factor de ocupación escaló 1,9 puntos porcentuales, hasta el 81,8%

 En África el tráfico internacional de pasajeros aumentó un 11,7% interanual ‒más del doble que la expansión de la capacidad (5,1%)‒. Como resultado, el factor de ocupación subió 4.0 puntos porcentuales, hasta el 67,5%. La demanda está recibiendo el estímulo de la recuperación de las rutas principales con Europa. El panorama económico de las dos economías principales de la región es divergente; en Nigeria, la confianza empresarial se ha acelerado en los últimos seis meses, mientras que en Sudáfrica la economía se contrajo en el primer trimestre.