dreamair

ANA LAVERÓN ES LA PRIMERA CATEDRÁTICA DE LA ESCUELA TÉCNICA SUPERIOR DE INGENIEROS AERONÁUTICOS DE MADRID

Ana Laverón, directora del E-USOC de la Universidad Politécnica de Madrid, se ha convertido, con su reciente nombramiento como catedrática en la primera mujer que ostenta este puesto en la Escuela Técnica Superior  de Ingenieros Aeronáuticos (ETSIA) de Madrid. Con la publicación en el BOE de la Resolución de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) por la que se nombra catedrática a Ana Laverón Simavilla, comienza una nueva etapa en la carrera profesional de la profesora de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos.

Ana Laverón afronta este nuevo reto académico «con mucha ilusión y ganas de preparar material y actividades para las nuevas asignaturas». Aunque para la recién nombrada catedrática este hecho sólo suponga subir un escalafón más en su desarrollo como docente, su designación como Catedrática de Universidad ha supuesto un hito dentro de la historia de la Escuela donde desarrolla su labor al ser la primera mujer que ostenta esta categoría profesional.

Una profesión tradicionalmente masculina

De los 160 profesores que conforman la plantilla del PDI de la ETSI Aeronáuticos, entre eméritos, catedráticos, doctores, visitantes o asociados, sólo el 10% son mujeres. En la Universidad el número de profesoras con respecto al de profesores también es menor, pero como explica Ana Laverón, «en nuestro caso las cifras son más exageradas porque ha sido una profesión muy masculina, más que las demás».

 

Los estudios aeronáuticos datan de 1928, tiempos en que la figura de la mujer no se vinculaba a la Universidad e incluso la Escuela de Superior Aerotécnica, como antes se denominaba la ETSIA, estuvo unos años ligada al ámbito militar (Academia Militar de Ingenieros Aeronáuticos).

Laverón, contribuirá a aumentar el número de catedráticas con que cuenta la UPM, que se sitúa en torno a 25. Y es que «ser mujer hace que la carrera profesional sea más difícil, aunque sólo sea por compatibilizar la vida profesional y familiar. La universidad es un mundo muy competitivo, en el que no se puede parar, hay que publicar, participar, dirigir proyectos, dar clase, y si bajas el ritmo te quedas atrás», afirma.

 

Ana Laverón parece no haber bajado la guardia. Era Doctor Ingeniero Aeronáutico por la UPM desde 1994, donde también curso sus estudios universitarios y obtuvo el título de Especialista en Tecnología de Vehículos Aeroespaciales. En 1999 se integra en el E-USOC como Directora Adjunta y Coordinadora Científica; durante el 2005 pasa a ser su Directora Técnica y desde el año 2006 ostenta la dirección de este centro de investigación del ámbito aeroespacial.

 

Compaginará la docencia y la investigación

Su currículo se completa ahora con este nuevo puesto. Como Catedrática en el Área de Conocimiento de Ingeniería Aeroespacial en el departamento de Vehículos Aeroespaciales, adquiere una mayor responsabilidad, pero que no le impedirá compaginar la enseñanza con su actividad investigadora. «Ahora –sostiene Laverón– ambas actividades van a estar mucho más relacionadas, lo que va a facilitar la preparación de actividades de innovación educativa y que serán más acordes con lo que nos exigen los nuevos planes de estudio, adaptados a Bolonia».

 

Menos chicas en las aulas

Este desequilibrio de género es algo que también se observa en las aulas de Ingeniería Aeronáutica. De los 300 alumnos que anualmente se matriculan en la ETSI Aeronáuticos, sólo el 25% son mujeres, algo que sin embargo no implica una menor calidad, ya que «las alumnas de la Escuela tienen un nivel alto respecto al promedio», reflexiona Ana Laverón, «el futuro para las mujeres es muy bueno en esta rama, sólo hace falta que lleguen a puestos de más responsabilidad».

 

Edición: José Fernández / Foto: ETSI Aeronáuticos