dreamair

Índice Altran de Innovación: Euskadi aumentó en 2013 la inversión en I+D un 7,7% en relación a su PIB

Altran España, compañía del Grupo Altran, líder global en innovación y consultoría de ingeniería de alta tecnología, y SPRI, la Agencia Vasca de Desarrollo Empresarial, presentó ayer en la Alhóndiga de Bilbao, el Índice Altran de Innovación y Subíndice de Innovación: Euskadi 2013, en el marco del Global Innovation Day, punto de encuentro de la innovación vasca.

Borja Baturone, director de Innovación de Altran España, ha dado a conocer los principales resultados del Subíndice Altran de Innovación en Euskadi correspondientes a 2013 junto con el Índice Altran de Potencial Innovador. Durante su intervención ha analizado el potencial de innovación de Euskadi frente a España y al resto de países europeos, desvelando cuáles son los puntos fuertes y débiles de la región. Así, ha explicado las claves para su potencial de innovación que se basan en la alta cualificación de su población activa y la gran apuesta de su sector privado empresarial por la innovación, incrementando la inversión en I+D.

El subíndice para Euskadi estudia la posición relativa en cuanto a los cuatro componentes del índice Altran (población activa con educación superior, empleo en servicios de alta tecnología, investigadores en sector empresa y empresas con conexión a banda ancha), la inversión en I+D con respecto al PIB regional y el valor del propio Índice Altran, arrojando las siguientes conclusiones:

• Euskadi lidera los rankings de valores de tres de los cuatro componentes que forman el modelo del Índice Altran. El único componente en que el valor de la región de Euskadi no es superior al resto de países es el de empleo en servicios de alta tecnología.

• En cuanto a inversión en I+D Euskadi en 2013 incrementó su Inversión en I+D, como porcentaje del PIB regional, en un 7,7% pasando entre 2012 y 2013 del 1,95% al 2,10%. Se sitúa además, un 58% por encima de la media española y es junto con Navarra, la única región en el que la inversión en I+D aumenta. Respecto a la media de la UE (1,99%) Euskadi obtiene un valor del 1,95%.

• En Euskadi, el porcentaje de población activa con educación superior es del 45%. Este dato le lleva a liderar el ranking de este indicador al superar la media de la Unión Europea (26,9%) y estar también muy por encima de la media de España (31,6%).

• En Euskadi más de un 67% de los investigadores se encuentran trabajando en empresas privadas. El peso de este sector en Euskadi casi duplica la participación empresarial media en I+D de España (34,5%).

Por todo ello, Euskadi vuelve a mostrar un alto potencial de innovación que le permite situarse a la cabeza del ranking, entre los países líderes del Índice Altran, como Suecia o Finlandia. El único aspecto a mejorar a medio plazo sería el peso del sector de servicios de alta tecnología. Aún así, Euskadi es un referente de innovación para el resto de Comunidades Autónomas.

Según Borja Barturone, “el gran potencial de innovación de Euskadi se refleja a su vez en su elevada competitividad empresarial y su elevado desarrollo económico. Euskadi presenta la menor tasa de desempleo (15,3%) y con mayor renta per cápita (más de 30.000 euros/habitante) de España. Estos indicadores también posicionan a Euskadi más cerca de los valores de referencia de las economías líderes de Europa”.

Por su parte, Aitor Cobanera, director de Tecnología e Innovación de SPRI, ha presentado las políticas más destacadas implantadas en Euskadi en materia de Innovación y ha mostrado los nuevos planes estratégicos para los próximos años. Cobanera ha destacado y valorado muy positivamente el subíndice para Euskadi y ha subrayado que tales valores se deben a una apuesta “continuada desde hace lustros por parte del Gobierno Vasco en promover políticas donde la inversión en investigación y en tecnología va de la mano de las necesidades de la empresa y la industria vascas”.

El representante de SPRI ha hecho balance de dichas políticas y ha evidenciado que éstas continúan en este momento histórico de ajustes presupuestarios en los que cobra más valor el esfuerzo público en I+D+i.