dreamair

La FAA autoriza a Boeing para que sus dos Dreamliner averiados regresen a Seattle cuando sean reparados

Mientras la investigación del incidente ocurrido hace pocos días a bordo del 787 Dreamliner ZA002 continúa, Boeing ha desarrollado un plan para que el ZA001, actualmente en Rapid City, South Dakota y el ZA005 en Victorville, California, regresen a Seattle.

La autoridad aeronáutica estadounidense, la Federal Aviation Administration (FAA), ha revisado y aprobado los planes.

El avión ZA001 estaba efectuando un repostaje en South Dakota cuando sucedió el incidente a bordo del ZA002 y la compañía decidió cancelar los vuelos pendientes. El ZA005, por su parte, estaba realizando ensayos en California cuando tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia. Los vuelos se efectuarán tras una serie de inspecciones al cuadro electrónico posterior del avión y no se llevará a cabo ninguna prueba durante la travesía.

 

El equipo que investiga el incidente en Laredo ha desarrollado un análisis detallado del incidente del ZA002, aunque aún quedan aspectos pendientes para completar la investigación. Además de la información ya hecha publica acerca del incidente, los datos demuestran que:

– La duración total del incidente fue inferior a 90 segundos.

– El incendio no superó los 30 segundos.

– El avión finalizó el incidente con una configuración que podría haberse mantenido  durante el tiempo necesario para volver a un aeropuerto adecuado para el aterrizaje desde cualquier punto contemplado en una misión típica del 787.

 

Tras completar la inspección del ZA002, el equipo en Tejas ha comenzado la instalación un nuevo panel electrónico y nuevo material aislante. Además, el equipo está reparando daños estructurales menores producidos durante el incidente. Los daños serán reparados de acuerdo a técnicas estándar descritas en el manual de reparación estructural del avión. El calendario para estas reparaciones está siendo valorado en estos momentos.

 

El incidente a bordo del ZA002 sirvió para demostrar muchos aspectos de seguridad y duplicidad del diseño del 787, que garantizan que el avión puede efectuar un aterrizaje seguro cuando se presentan eventualidades de este tipo.

Por el momento no se ha tomado ninguna decisión sobre cuándo se reanudarán los vuelos de pruebas del 787. Para ello, es necesario finalizar la investigación y valorar si son necesarios cambios en el diseño. Hasta ese momento, Boeing no puede hacer ningún comentario sobre el impacto que este incidente puede tener sobre el calendario general del programa.

 

Fotos: Boeing