dreamair

Boeing inicia cambios en el panel de potencia del 787 y actualiza el software

Boeing está llevando a cabo cambios menores en el panel de distribución de energía del 787 y actualizando el software que administra y protege la distribución de energía en el avión. Estos cambios son resultado de la investigación del incidente que originó un incendio eléctrico a bordo del avión de pruebas ZA002 a principio de mes en Laredo, Texas.


«Hemos podido reproducir los aspectos básicos del incidente en nuestro laboratorio y estamos avanzando en el desarrollo de los ajustes necesarios» declaró Scott Francher, director general del programa 787. «Tan pronto como esté terminado, Boeing presentará a la Administración Federal de Aviación de EEUU un plan que permita al 787 continuar con las pruebas de vuelo».

Los ingenieros han concluido que el fallo pudo iniciarse con un cortocircuito o un arco eléctrico en el panel de distribución de energía P100, probablemente causado por la presencia de restos extraños. Los cambios en el diseño mejorarán la protección del panel. Del mismo modo, los cambios llevados a cabo en el software mejorarán esa protección.

El panel P100 es uno de los cinco principales paneles de distribución de energía del 787. Recibe energía del motor izquierdo y la distribuye a un grupo de sistemas. El equipo del 787 está ahora evaluando el tiempo necesario para llevar a cabo los cambios en el diseño y el software. En las próximas semanas se finalizará la revisión del calendario del programa.

«Nuestro equipo está ahora concentrado en el desarrollo de los cambios para avanzar en el programa de pruebas» dijo Fancher. «Un equipo en Laredo está trabajando en el regreso de ZA002 a Seattle».

Previsiblemente, en las próximas semanas Boeing anunciará un nuevo retraso en el programa del 787 Dreamliner. Los analistas consideran que podría ser de un máximo de 10 meses, con lo cual la primera entrega a la aerolínea japonesa ANA podría producirse entre mediados de 2011 y principios de 2012, en vez de la fecha inicial de febrero de 2011. El programa acumula ya casi tres años de retraso.

Foto: Boeing