dreamair

Los sindicatos CSIF y FEDECA critican la degradación de AESA y se plantean movilizaciones

Plano de la sede de AESA en Madrid

Plano de la sede de AESA en Madrid

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) es el organismo encargado de la supervisión, control e inspección de la seguridad de todo el sistema de transporte aéreo. Las labores encomendadas a su personal son fundamentales para tener unas mínimas garantías de que el transporte aéreo en España cumple con los elemento de seguridad necesarios.

Sin embargo, los sindicatos implantdos en AESA, la Confederación Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF) y la Federación de Asociaciones de Cuerpos Superiores de la Administración Civil del Estado consideran que AESA carece de la capacidad de supervisar el sector de forma eficiente. Por este motivo, ambas organizaciones denuncian que esta grave situación podría comprometer la seguridad del transporte aéreo en España.

En un comunicado divulgado ayer afirman que si sus demandas no son atendidas harán movilizaciones para reclamar al Gobierno, al Ministerio de Fomento y al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que deje de escudarse en excusas sin fundamento y atienda a las necesidades de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

Mala gestión de la dirección de AESA

FEDECA y CSIF critican que la Agencia debería haber modernizado su organización usando las potestades recibidas por la ley de Agencia, lo cual, aseguran, no se ha hecho. En consecuencia, no se dispone de suficiente personal propio y el que tiene sufre una situación de falta de incentivos y mala gestión que deriva en una alta rotación. Tampoco ayuda la carencia de estructuras de soporte eficientes, tanto informáticas como de gestión, necesarias para facilitar las funciones que debe desempeña el personal.

AESA se creó en 2008 a partir de la existente Dirección General de Aviación Civil. Los sindicatos califican de «nefasta» la gestión que ha realizado los últimos años la dirección de AESA, porque las deficiencias que heredó no solo no se han corregido, sino que se han enquistado en el organismo fruto de la «inacción» de los responsables de AESA.

AESA tenía en 2008 en total unos 335 empleados. Hoy día tiene un cifra ligeramente superior, que puede rondar los 350, de los que más de la mitad se dedican a tareas de inspección.

Los sindicatos denuncian que AESA ha sido incapaz de captar más personal cualificado en las aéreas de controladores aéreos y pilotos.

También, que existe una pésima retención del talento de los empleados públicos propios. Lo cual, sumado a la ausencia de objetivos e incentivos a lo largo de la carrera profesional, desmotiva al personal y genera síndrome de estar ‘quemado’. 

Debido a las carencias de personal, AESA se ha lanzado a un desmesurado uso del recurso a las deniminadas ‘asistencias técnicas’. Es decir, la externalización de servicios al ser insuficiente la plantilla. Los gastos de personal lo constatan, según los presupuestos anuales de AESA:

Año                                                    2009     2010     2011     2012     2013     2014     2015
Gasto en personal propio (1)     12,12    12,14    12,88    13,60    14,99    14,49     13,91
Gasto en asistencia técnicas(1) 18,70   19,27    18,22    17,35    17,18     26,81    28,35

Además, se da la circunstancia que los funcionarios tienen que validar el trabajo que realizan los que hacen las contratados para las asistencias, creándose un atasco administrativo en la tramitación de los expedientes.


(1) Las cifras son millones de euros. Obsérvese que existe un fuerte incremento del coste de las asistencias técnicas los años 2014 y 2015.