dreamair

USCA convocará a su comité ejecutivo ante la ruptura de las negociaciones por parte de AENA

La junta directiva de la Unión Sindical de Controladores Aéreos ha decidido convocar de forma urgente a su comité ejecutivo con el fin de darle cuenta de la ruptura de las negociaciones por parte de AENA. En esa reunión. El órgano sindical tomará una decisión sobre la huelga planteada y no convocada. Para USCA, la decisión de la empresa es mala, pero previsible desde la rueda de prensa de ésta mañana al anunciar un arbitraje independiente o un laudo de carácter forzoso.

El sindicato ha recordado que, como siempre que la negociación ha estado más cerca de prosperar, se ha producido un acto que ha roto la negociación. Si el día 30 fue la aprobación de un decreto por el Consejo de Ministros, que no se ha conocido hasta una semana después, hoy ha sido una rueda de prensa con un ultimátum. Hace quince días fue otro decreto, el de privatización, que después de quince días sigue sin conocerse.

El escollo esencial de la negociación que se ha llevado el día de hoy, muy adelantada hasta el inicio de la jornada de tarde, ha sido el referido a las horas anuales de trabajo. Para el sindicato, el número de horas es excesivo en comparación con la media europea. “Las medias las han utilizado para señalarnos como poco productivos y para las retribuciones, pero no para las horas totales”, ha señalado César A. Cabo, portavoz de USCA.

“Todo ha sido calcado de la primera gran ofensiva mediática para lapidarnos públicamente con la palabra. Hace dos días hablaron de oferta económica cuando, como señala el acta firmada por las dos partes, aclara que nunca se trató; más atrás de la irresponsabilidad de anuncio de huelga a pesar de plantearse con todos los requisitos legales. Paralelamente se han seguido haciendo declaraciones sobre la buena voluntad negociadora”, ha dicho el portavoz de USCA.

Para César A. Cabo “no es normal que la culpa siempre la tengan los controladores. Han estado, como tantas otras veces, mareando la perdiz sobre una negociación cuando su único objetivo es la privatización. Lo podían haber dicho claramente desde el principio y no hubiéramos perdido el tiempo. Primero fue la Semana Santa y ahora es agosto. El caso es no dejarnos ejercer nuestros derechos ante esta agresión sin precedentes a un colectivo de trabajadores”.

“Dirán que somos muy intransigentes, pero es que no es normal negociar sin unas proyecciones de la empresa para el próximo año en materia de personal, por ejemplo, cuando ya ha pedido la rescisión del contrato por modificación unilateral del contrato más del 15 por ciento de la plantilla”, terminó diciendo César A. Cabo.

Por su parte, el presidente de USCA Camilo Cela, aseguró que “el esfuerzo negociador por parte del sindicato ha sido mucho y unilateral. No lo damos por terminado pero, por lo que se ve, tenían prisa. Apelan a la responsabilidad y no demuestran la más mínima. Por nuestra parte, lo que podíamos hacer lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo. Trasladaré al comité ejecutivo la situación y tomaremos una decisión lo antes posible”.