dreamair

Indra desarrollará un sistema radar de detección de objetos en el espacio

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha confiado a Indra el diseño del futuro sistema radar de vigilancia de objetos en órbitas cercanas a la Tierra y el desarrollo de su prototipo funcional. Asimismo, la compañía realizará el estudio para determinar su localización y desarrollará el simulador del sistema. El importe global de estos contratos asciende a 5,4 millones de euros.

Estas adjudicaciones aseguran a Indra un importante papel dentro de la fase preparatoria del programa de Conocimiento del Medio Espacial impulsado por la ESA (Space Situational Awareness, SSA). La iniciativa busca mejorar la seguridad de las misiones espaciales, expuestas a colisiones con otros objetos en órbita, a tormentas magnéticas, y a posibles meteoritos.

El prototipo de sistema radar tiene como principal objetivo demostrar, en un entorno operacional real, su capacidad para detectar objetos situados en órbitas bajas (LEO, Low Earth Orbits), situadas entre los 200 y 2.000 km de altitud. Para ello, Indra diseñará uno de los sistemas radar más avanzados tecnológicamente que existen, capaz de alcanzar estas distancias.

 

El estudio de viabilidad y las pruebas se extenderán durante un periodo de dos años, hasta 2012. A partir de los resultados obtenidos, la Agencia Espacial Europea establecerá las bases para construir la red de detección definitiva. Las pruebas que se llevarán a cabo con el prototipo ayudarán a determinar la estructura y número de equipos que se deberán desplegar y estimar el coste.

 

A través de otros dos contratos con la ESA, Indra está desarrollando un simulador radar, que permitirá predecir el rendimiento del prototipo del sistema radar y que se empleará para optimizar el diseño final del mismo, y por otra parte, está estudiando las posibles localizaciones para el futuro sistema radar de vigilancia en Europa, con el objetivo de asegurar unas prestaciones óptimas. El informe servirá de base para que la ESA determine posteriormente su ubicación.

 

La participación de Indra en las etapas más tempranas de la iniciativa facilitará que la compañía mantenga una buena posición competitiva de cara a participar en futuras fases. El papel que juega en este ambicioso programa pone de relieve su experiencia y capacidad técnica.

El proyecto se enmarca dentro de la estrategia global de la Unión Europea para desarrollar una capacidad propia de Conocimiento del Medio Espacial. Esta capacidad exige, además de vigilar órbitas cercanas, monitorizar zonas más alejadas. Para ello se emplearán diferentes tecnologías, como radares y telescopios ópticos, entre otras.

 

Conocer la trayectoria de los objetos que orbitan en el espacio con precisión resulta necesario dado que el impacto de uno de ellos con un satélite puede causar importantes daños y poner en riesgo su funcionalidad.

Distintos eventos ocurridos en los últimos años han hecho crecer el número de este tipo de desechos. Así por ejemplo, en 1996 un satélite francés de defensa sufrió un impacto de un fragmento del cohete Arianne; en 2007 un satélite chino fue destruido en el espacio para evitar su reentrada en la Tierra y evitar riesgos; en 2009 se produjo un choque entre dos satélites que hizo que miles de fragmentos quedasen libres. Todo ello ha ido haciendo cada vez más necesario contar con un sistema de Conocimiento del Medio Espacial que garantice la seguridad de las misiones y evite nuevas colisiones o impactos.

 

Asimismo, el sistema ofrecerá la posibilidad de detectar y seguir objetos que provengan del espacio exterior, como pueden ser los meteoritos. También ayudará a estudiar el clima del Espacio (Space Weather), que son ciertos fenómenos, como tormentas solares o magnéticas, que afectan a los sistemas electrónicos tanto en satélites como en tierra.