dreamair

El nuevo TBM 930 incorpora la aviónica Garmin G3000

Es una variante del TBM 900, cuya producción se mantiene

El fabricante francés Daher, ubicado en Tarbes (Francia) que, fabrica el monoturbohélice TBM 900, amplía por primera vez su gama con la variante TBM 930, manteniendo para ambos modelos la misma motorización, el PT6A-66D de Pratt & Withney.

Si en 1990 el primer TBM fue el 700, para posteriormente mejorarlo en 2008 con el 850 y en 2014 el 900, el fabricante comercializará a partir de ahora dos versiones: el actual TBM 900 y el nuevo TBM 930.

La diferencia entre ambos modelos reside en que el TBM 900 equipa aviónica Garmin G1000, que se despliega en tres pantallas, de las que dos son de 10 pulgadas y la tercera es multifunción de 15 pulgadas, mientras que el TBM 930 cuenta con aviónica Garmin G3000 con tres pantallas de 12 pulgadas cada una y dos táctiles en vez del teclado del TBM 900 para las funciones de Flight Management Display.

Daher destaca que estamos ante el primer monoturbohélihe cuya cabina de pilotaje incorpora pantallas táctiles. Esta circunstancia posibilita que las tres pantallas WXGA pueden operar en un modo de pantalla dividida, lo que permite visualizar mapas y planes de vuelo.

El nuevo controlador de pantalla táctil sirve como punto primario del piloto de entrada para el sistema G3000, que muestra los controles de navegación y comunicación. Además, las pantallas de alta resolución del G3000 simulan la perspectiva topográfica y refuerzan su utilización en modo de visión sintética.

Daher

Daher

Además, el TBM 930 mejora la estética interior con asientos rediseñados y apoyo de la cabeza, junto con una nueva opción de acabados en madera o fibra de carbono, además de incorporar piezas pulidas en las manijas y molduras de las puertas.

Por otra parte, ambos modelos incorporan la función «e-copilot» que incluye:

• Un sensor y calculadora del ángulo de ataque (AOA), proporcionando esta información en la pantalla principal de vuelo.
• Sistema de estabilización electrónica y de protección ante una baja velocidad de vuelo, que están conectados a la computadora AOA. Estos sistemas de vigilancia y de aumento de la estabilidad electrónicos ayudan al piloto a mantener la aeronave en condiciones de vuelo estable cuando se exceden los parámetros de vuelo.
• Un modo de descenso de emergencia (EDM) en el piloto automático, lo que sitúa el avión en el descenso automático hasta una altitud de seguridad de 15.000 pies, en caso de despresurización de la cabina y falta de respuesta del piloto.
• Nueva alerta de voz mediante avisos de parada, exceso de velocidad, estado del tren de aterrizaje y el uso máscara de oxígeno, que sustituyen a los sonidos auditivos mejorando así la identificación de la alerta.