dreamair

Un veterano piloto efectuó un amerizaje en la costa almeriense de El Ejido

Renato Jiménez / Captura de pantalla vídeo de Canal Sur

Renato Jiménez / Captura de pantalla vídeo de Canal Sur

La noticia del aterrizaje de emergencia de un Piper PA-28RT-201T, matrícula EC-KUU, la tarde del pasado 25 de enero en la zona de playa de Punta Entinas, en el municipio almeriense de El Ejido, tuvo amplio eco informativo en algunos diarios provinciales de Andalucía, pues el piloto, de 84 años, amerizó y estuvo muchas horas cerca de la playa pero sin poder salir del agua.

Eso es lo que contó al Diario de Almería el afectado, Renato Jiménez, un veterano piloto residente en Melilla. También, realizó estas declaraciones a la televisión Canal Sur.

Según el sucinto relato que ha divulgado la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación civil (CIAIAC), el avión despegó del aeródromo Los Martínez del Puerto (LEMP), situado en el término muncipal de Murcia. El piloto, que era el único ocupante del avión, despegó cuando aproximadamente eran las 17:15 horas, teniendo como destino del vuelo el aeropuerto de Almería.

Aproximadamente a las 18 horas, cuando la aeronave se encontraba a la altura del Cabo de Gata, se produjo un fallo eléctrico en la aeronave y el piloto ya no pudo comunicar con la torre de control del aeropuerto de destino. Por otra parte, el cielo estaba cubierto y, aunque había muy buena visibilidad en superficie, el ocaso estaba próximo.

En estas circunstancias, el piloto consideró que había un riesgo elevado de colisión con otra aeronave si se dirigía al aeropuerto y no disponía de tiempo para llegar a otro aeródromo con luz diurna, por lo que decidió buscar una playa en la que poder aterrizar, según explica la CIAIAC.

Se dirigió al sur, adentrándose en el mar, para continuar después hacia el Oeste y, finalmente, fue hacia el Norte, alcanzando una playa próxima a Punta Entinas, situada al sur de El Ejido (Almería – España). Aproximadamente a las 18:20 horas, la aeronave amerizó a unos 20 metros de distancia de la orilla, con el tren aterrizaje y los flaps retraídos, y se sumergió en aguas poco profundas; el piloto la abandonó antes de sumergirse y nadó hacia la orilla, donde permaneció hasta que fue encontrado ileso a la mañana siguiente.