dreamair

Dos cazas holandeses interceptan un avión de Vueling al creerse que había sido secuestrado

Vueling ha emitido esta tarde un comunicado en el que desmiente las informaciones aparecidas acerca de un posible secuestro de su vuelo de Málaga al aeropuerto de Schiphol, en Ámsterdam (Holanda). El avión A320 (EC-LML) ha aterrizado con normalidad esta mañana y ha sido estacionado de conformidad «con los procedimientos de seguridad del aeropuerto», según la aerolínea, pero escolatado por dos cazas F-16. La cadena de televisión holandesa NOS ofrece en este enlace varios vídeos del suceso. Reuters, por su parte, ofrece esta información con dos fotos del avión siendo evacuado.

Vueling explica que «las autoridades holandesas han estimado oportuno activar un protocolo de seguridad ante la posibilidad de que la seguridad del vuelo hubiera sido comprometida debido a un fallo de comunicaciones puntual».

La aerolínea «trabaja con las autoridades de aviación civil holandesas y con el Aeropuerto de Schiphol para recabar toda la información de los hechos, que en ningún momento han entrañado riesgo para los 180 pasajeros a bordo».

Imagen del Twitter de @FMCnl en la que se aprecia que el avión sobrevoló una zona de Holanda varias veces antes de dirigirse a Amsterdam. Desconocemos si ya entonces había sido interceptado por los F-16

El comunicado de Vueling se debe a que dos cazas F-16 de la Fuerza Aérea de Holanda han interceptado el vuelo de avión ya que al parecer se han producido un problema de comunicación, o confusión en la comunicación, entre los pilotos del avión y la torre del control.

Los controladores habrían interpretado que los problemas de comunicación se debían a que el avión había sido secuestrado.

Se da la circunstancia que este mismo miércoles una parte del aeropuerto de Schiphol ha sido cerrada después de que se encontrase lo que parece ser una bomba de la Segunda Guerra Mundial, según han informado las autoridades del aeródromo.

«La terminal C ha sido evacuada como medida de precaución», ha anunciado una portavoz, porque existe una «sospecha seria» de que el artefacto que se ha hallado es una bomba. Algunas fuentes apuntan a que el error de comunicación entre el piloto y la torre de control podría tener algo que ver con el hallazgo de este explosivo, según informa La Vanguardia.

Sobre esta cuestión, El País también ha publicado esta noticia.

Se informa también que los pasajeros abandonaron el avión «en autobuses desde la pista», en la que ha permanecido el avión dos horas.

Este suceso es similar a otro que aconteció el 27 de mayo de 2011 a un avión de Vueling ya que fue interceptado en vuelo por un caza francés, también por problemas de comunicación con los controladores franceses.