dreamair

El juicio civil instado por los exalumnos de Top Fly se celebrará en febrero

La demanda civil de los exalumnos de Top Fly que se vieron perjudicados por el cierre de la escuela de pilotos se celebrará en dos sesiones los próximos días 15 y 16 de febrero de 2012, según ha dictado hoy la juez que instruye el caso durante la Audiencia Previa celebrada en un juzgado de Barcelona. Los 89 alumnos afectados por el cierre de la escuela de pilotos y las respectivas familias, reclaman que se restituyan los daños morales causados y se les vuelva el dinero avanzado por unos cursos que no han podido acabar. Una cifra que, en total, supera los 4 millones de euros, sin tener en cuenta los intereses y los costes del juicio.


Durante la audiencia, las partes han presentado las pruebas que se solicita que se tengan en cuenta el día de la vista oral. A petición del abogado demandantes, serán citados a declarar el último director de la escuela, el administrador principal, y antiguos miembros de la plantilla, como el coordinador de estudios y el responsable de instrucción teórica. Asímismo, tal y como ha solicitado el abogado de los demandantes, Joaquín Nebra, la juez pedirá a las personas que tenían cargos en la escuela entreguen los expedientes académicos que todavía restan a su poder.

La Fiscalía también ha intervenido de forma muy activa en el proceso de acusación y ha considerado oportuno citar a la gran mayoría de los 89 afectados para tomarles declaración y que puedan hacer visibles cuáles han sido para ellos las consecuencias del cierre. Según ha explicado Nebra, “la Fiscalía se ha adherido íntegramente a nuestro planteamiento y esta implicación no es habitual. Es un hecho importante que demuestra que estamos ante un caso muy grave: la cantidad que se reclama supera los 4 millones de euros, y el número de afectados es muy alto”.

Al salir de la sala de vistas, el abogado de los alumnos también ha destacado que “la juez ha estudiado el caso en profundidad y es sensible no sólo a los daños económicos causados sino también a los morales”. Esto, y el hecho que se haya previsto que el juicio dure dos días, según Nebra, “denota la magnitud del procedimiento y de su impacto”, según explican los afectados en un comunicado de prensa.

Precisamente, durante la audiencia, a la juez se le ha planteado dónde está del dinero pagado por los alumnos y cómo es posible que haya desaparecido. Es una de las cuestiones más controvertidas del caso, y es posible que se tenga que dirimir en otra causa, para poder averiguar si existen responsabilidades personales en la actuación de los administradores y los accionistas de Top Fly. De hecho, el colectivo de afectados no descarta emprender acciones penales.

Hay que recordar que Top Fly cerró las puertas el mes de junio y ahora se encuentra inmersa en el proceso de liquidación. La escuela asegura que es insolvente, de forma que ante una posible sentencia favorable a los alumnos sería incapaz de asumir la devolución de las cantidades pagadas.

Por su parte, los alumnos expresan su satisfacción por la rapidez con la quel avanza el procedimiento y esperan que se resuelva pronto. La mayoría habían depositado en Top Fly todos sus ahorros, o habían conseguido pagar los cursos mediante créditos e hipotecas. Muchos, sólo podrán retomar la formación de piloto si se consigue recuperar el dinero.