dreamair

La Comunidad de Madrid niega a los trabajadores de Air Comet manifestarse frente a la vivienda de Díaz Ferrán

Los trabajadores de Air Comet han visto denegado el legítimo derecho constitucional a concentrarse para protestar por su situación de incertidumbre tras la quiebra de la compañía el 21 de diciembre pasado. La Delegación del Gobierno en la Comunidad de Madrid ha negado a la plantilla de empleados el permiso para concentrarse delante de la sede social de Inversiones Grudisan, sociedad propietaria de parte del capital de Air Comet.

Según ha informado el sindicato de pilotos SEPLA, la causa, según la Comunidad de Madrid, sería la prohibición general de concentrarse en zonas residenciales, a pesar de haber concedido dicho permiso en concentraciones pasadas, también en barrios de viviendas. El domicilio social de Inversiones Grudisan tiene la misma dirección que el domicilio particular de Gerardo Díaz Ferrán. Es esta sociedad, y por tanto el propio Díaz Ferrán, quien adeuda con la plantilla de trabajadores hasta nueve nóminas que acumuló sin pagar.

 

Los trabajadores de Air Comet sólo quieren que se les devuelva lo que es suyo, pero no dejan de toparse con obstáculos que les impiden hacerse oír ante la opinión pública. Recuerdan que, mientras el presidente de la CEOE y propietario de Air Comet, incumplió todos los acuerdos firmados con sus empleados, éstos sí cumplieron con su parte, que no era otra que la de ir a trabajar puntualmente cada día.

 

Edición: José Fernández