dreamair

El sindicato de controladores USCA emite un comunicado sobre la ruptura de la negociación con Fomento

La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) denuncia mediante un comunicado de prensa el abandono de la negociación por parte de AENA, que ha impedido cualquier avance en la mesa de negociación para poder justificar la imposición de medidas desde fuera de la mesa de negociación.

En el mismo se explica que mientras públicamente los responsables de Fomento y AENA instaban a un acuerdo, los representantes de la compañía en la mesa de negociación no han mostrado ninguna voluntad de acuerdo, haciendo propuestas inviables y rechazando de plano todas las medidas planteadas por USCA para favorecer un acercamiento. Finalmente, esta noche han abandonado la mesa de negociación de forma unilateral.

Los controladores aéreos creen que AENA busca forzar el conflicto para poder justificar la imposición de medidas unilaterales desde fuera de la mesa de negociación, hecho improcedente y de dudosa justificación dado que USCA mantiene su voluntad negociadora y ha estado trabajando en todo momento para alcanzar un acuerdo.

 

«Es AENA quien solicitó la revisión a la baja de nuestras condiciones laborales. Nosotros aceptamos negociar desde un principio porque entendemos que la situación de AENA es muy complicada, con una deuda de 12.000 millones de euros que crece a un ritmo anual más de 8 veces superior al de la masa salarial conjunta de todos los empleados de la compañía. Aunque el problema real es la mala gestión de AENA y no nuestras condiciones laborales, hemos estado siempre dispuestos a colaborar con la compañía, haciendo propuestas viables que permitían avanzar hacia un acuerdo» explica Juan María García Gil, Presidente de USCA.

«Tenemos un convenio totalmente legal y afrontaremos todas las medidas que quieran poner en marcha ahora, pero lo que no vamos a consentir es que el día 1 de abril se nos acuse de unos problemas en el tráfico aéreo que serán únicamente responsabilidad de AENA», añade.

 

El próximo 31 de marzo expira el acuerdo extraconvenio de ampliación de jornada laboral obligatoria que permite a AENA ir ajustando el número de controladores a las necesidades del tráfico aéreo. AENA ha decidido romper este acuerdo y es quien debe decidir cómo va a cubrir el servicio de control aéreo a partir del próximo 1 de abril.

Los controladores aéreos garantizan que no habrá ningún tipo de dejación en sus funciones, pero al estar sujetos a la gestión de AENA deben cumplir sus programaciones. Si éstas son insuficientes, es la compañía quien debe responder.

 

En este sentido se ha requerido a AENA que informe de las necesidades no cubiertas en la programación de abril con el fin de que los controladores puedan atenderlas, en la medida de lo posible y con los mecanismos del convenio en vigor. Es voluntad de este colectivo que los ciudadanos y las compañías no sufran las consecuencias de la falta de voluntad negociadora de AENA, especialmente durante la próxima Semana Santa, y a tal fin ofrecen su total disponibilidad para cubrir los servicios que sean necesarios.

 

Los representantes de USCA en la mesa de negociación, manifiestan su enérgica protesta por esta nueva actitud provocadora de los responsables de Fomento y Aena, que se niegan unilateralmente a mantener el diálogo, buscando con mala fe la ruptura de las negociaciones. En este sentido, los representantes de USCA mantienen su actitud dialogante y esperan que Aena recapacite y retome, con talante negociador real, las conversaciones en aras de conseguir un acuerdo deseado y requerido por este Sindicato.

 

Edición: José Fernández