dreamair

Los pilotos de Air Nostrum rechazan que la empresa estudie descolgarse del convenio colectivo

La Sección Sindical de SEPLA en Air Nostrum rechaza que se haya iniciado el periodo de consultas para proceder al descuelgue del convenio colectivo de pilotos, por el que pretenden dejar sin efecto la práctica totalidad del actual convenio colectivo de pilotos. Esta medida se suma a las ya aplicadas a este colectivo, que lleva años ajustando sus condiciones para permitir la adaptación de la compañía a la situación de crisis actual.

El anuncio de la empresa adolece de serias irregularidades que impiden la apertura del periodo de consultas. Para empezar, Air Nostrum pretende negociar la inaplicación de las cláusulas de los tres convenios existentes en la empresa (dos de ellos franja, que se aplican para un solo colectivo) ante el mismo interlocutor: el comité de empresa.

Dicha pretensión choca con lo establecido en el actual convenio de pilotos, que reconoce a SEPLA como el único representante legítimo de los pilotos y, por tanto, el único con capacidad de negociación sobre aquello que afecte a este colectivo, por lo que niega la legitimidad del Comité para negociar en nombre de los pilotos.

Según un comunicado del sindicato, los pilotos de Air Nostrum han mostrado en más de una ocasión su disposición a sacrificarse en aras del crecimiento futuro de la compañía y su estabilidad laboral. Sin embargo, dichos sacrificios sólo parecen haber servido hasta la fecha como chivo expiatorio de la mala gestión de los directivos de la compañía. Air Nostrum ha aplicado ya de forma consecutiva dos expedientes de regulación de empleo que han reducido significativamente las condiciones laborales y el poder adquisitivo de la plantilla.

Mala gestión

Desde que se creó Air Nostrum, todos sus trabajadores han tenido sueldos y condiciones muy por debajo de las de sus competidores. Ello, unido a las millonarias subvenciones públicas recibidas por la compañía, la colocaba en una posición inmejorable para afianzarse en el mercado.

Sin embargo, los gestores de la empresa han demostrado su incapacidad ante sus principales accionistas (Nefinsa, Uralita y Caja Duero) para aprovechar esas ventajosas condiciones. En el año 2010, con el primer ERE en plena aplicación, la compañía obtuvo beneficios que no ha sabido racionalizar para afrontar la situación presente con más soltura. Ahora, pretende financiar esa mala previsión con los sueldos y las condiciones laborales de sus trabajadores.

Paralizada la renovación del convenio

Hace dos años la empresa denunció el Convenio, y abrió la mesa para la negociación del IV Convenio Colectivo de Pilotos sin haber demostrado durante todo ese tiempo voluntad de negociar. La Sección Sindical de SEPLA en Air Nostrum presentó recientemente a la compañía una propuesta de convenio, sin haber obtenido respuesta hasta ahora, lo que demuestra la nula voluntad de negociación de la compañía.

En este sentido, de cara tanto al nuevo convenio como a la negociación sobre el descuelgue, SEPLA sólo pactará un acuerdo que muestre de forma clara cuál es el futuro de la compañía, dentro del que se plasme un plan de crecimiento que haga partícipes a los empleados, garantizando su estabilidad y su futuro.