KLM REALIZA UN VUELO DE PRUEBA UTILIZANDO BIOCOMBUSTIBLE

KLM, filial de Air France, realizó el pasado lunes día 23 un vuelo de prueba con un avión de pasajeros, en el que uno de los motores consumió biocombustible. El avión empleado fue un Boeing 747, que voló durante unos 90 minutos por el espacio aéreo de Holanda. Uno de su reactores estuvo alimentado al 50% por bioqueroseno, mientras que los restantes consumieron combustible convencional.

Según manifestó Peter Hartmann, director general de KLM, el uso del bioqueroseno permite ahorrar un 80% las emisiones de dioxido de carbono. Manifestó que «esperamos obtener la certificación [del nuevo combustible] a finales de 2010. Sin embargo, falta por saber a qué ritmo se podrá producir. Los gobiernos y la industria deben unir sus esfuerzos para que dispongamos de un flujo continuo del biocarburante».La aviación emite a la atmósfera entre el 2 y el 4% de las emisiones totales de CO2, pero este porcentaje podría multiplicarse por cuatro en 2050.