Un falló humano impide que el lanzador Vega envíe al espacio el satélite español SEOSAT-Ingenio

Imagen virtual del lanzamiento

Arianespace anunció hoy la pérdida de la misión Vega VV17, que transportaba dos cargas útiles: SEOSAT-Ingenio para la ESA y el microsatélite TARANIS para la agencia espacial francesa, CNES. que se lanzaron esta madrugada al espacio propulsados por un lanzador Vega. 

También estamos en Telegram. Para recibir en tu móvil nuestras noticias al instante, clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

El lanzador despegó a la hora prevista desde el puerto espacial europeo en Kourou, Guayana Francesa. Las primeras tres etapas funcionaron bien hasta el encendido de la etapa superior AVUM, el motor que debía impulsar los dos satélites ,ocho minutos después de la salida de la plataforma de lanzamiento. En ese momento se detectó una trayectoria degradada, seguida de una pérdida de control del vehículo y la posterior pérdida de la misión.

El lanzador cayó en un área completamente deshabitada cerca de la zona de caída prevista para la etapa Zefiro-9.

El satélite SEASAT-Ingenio cuando estaba en la fase final de construcción / Airbus

Las investigaciones iniciales, realizadas durante la noche con los datos disponibles, indican que un problema relacionado con unos cables mal conectados habrían imposibilitado el correcto funcionamiento del motor. Se trata, por tanto, de un error humano. El SEOSAT-Ingenio está valorado en unos 200 millones de euros y no estaba asegurado.

De acuerdo con sus protocolos estándar, Arianespace y la ESA establecerán una Comisión de Investigación independiente presidida conjuntamente por Daniel Neuenschwander, Director de Transporte Espacial de la ESA, y Stéphane Israël, Director Ejecutivo de Arianespace, mañana 18 de noviembre.

La Comisión, según informa la Agencia Espacial Europea (ESA) en un comunicado, proporcionará pruebas detalladas para explicar por qué no se tomaron medidas para identificar y corregir el error de integración. La Comisión formulará una hoja de ruta para que Vega vuelva a volar en condiciones de total fiabilidad. Arianespace y la ESA presentarán conjuntamente las conclusiones de esta comisión.

«Mis pensamientos están con todos los equipos en particular en CDTI y en CNES por su arduo trabajo en los dos satélites perdidos», comentó el Director General de la ESA, Jan Wörner. «Personalmente me aseguraré de que comprendamos completamente la causa raíz, pero también de que hagamos que Vega vuelva a la solidez y confiabilidad del servicio que ha demostrado desde su primer lanzamiento en 2012».

La ESA desarrolló SEOSAT – Ingenio como una misión nacional española como resultado de un esfuerzo de colaboración internacional. Fue financiado por el Centro de Desarrollo de Tecnología Industrial de España (CDTI) del Ministerio de Ciencia e Innovación. Otros socios incluyen Airbus Defence and Space, que es el principal contratista industrial del satélite.

La misión española de imágenes de alta resolución, SEOSAT-Ingenio, se diseñó para proporcionar imágenes de alta resolución de la cobertura terrestre de la Tierra. Al obtener imágenes con notable detalle, esta misión satelital habría beneficiado a la sociedad de diversas maneras, como para monitorear el uso del suelo, para planificar el desarrollo urbano y para administrar los recursos hídricos. Con su capacidad de observación con gran detalle y precisión, habría podido acceder a cualquier punto de la Tierra en tres días y podría haber ayudado a mapear desastres naturales como inundaciones, incendios forestales y terremotos.

Sobre Vega

Vega es un vehículo de lanzamiento de cuatro etapas de 30 metros de altura que opera desde el puerto espacial europeo en la Guayana Francesa. Está diseñado para levantar entre 300 kg y 1,5 toneladas de carga útil dependiendo de la órbita y la altitud.

El próximo Vega-C de la ESA, una versión más potente de Vega, ofrecerá 700 kg adicionales de capacidad y un volumen ampliado dentro de un carenado de lanzador más amplio a un costo similar al de Vega, lo que permitirá el lanzamiento de más pasajeros por viaje compartido individual a un costo por kilogramo significativamente menor.