La FAA levanta la suspensión de volar al Boeing 737 MAX y establece los requisitos para su vuelta al servicio

Tras un exhaustivo proceso que ha durado 20 meses hoy la Federal Aviation Administratio (FAA) ha autorizado la vuelta al servicio comercial del Boeing 737 MAX. Los vuelos del avión se suspendieron en todo el mundo en marzo de 2019, después de que un 737 MAX de Lion air y otro de Ethiopian Airlines sufriesen accidentes en los que perdieron la vida 346 personas.

También estamos en Telegram. Para recibir en tu móvil nuestras noticias al instante, clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

Los accidentes se produjeron al establecerse que el nuevo software que incorporaba el 737 MAX, en concreto el referido a las siglas MCAS, cuya misión es estabilizar el avión de forma automática, tendía a colocar el avión en posición de picado sin que los pilotos pudieran corregir esta catastrófica configuración.

El administrador de la FAA, Steve Dickson, firmó hoy la autorización que allana el camino para que el Boeing 737 MAX vuelva al servicio comercial. La acción del administrador Dickson siguió a un proceso de revisión de seguridad completo y metódico.

Durante ese tiempo, los empleados de la FAA trabajaron diligentemente para identificar y abordar los problemas de seguridad que jugaron un papel en la trágica pérdida de 346 vidas a bordo del vuelo 610 de Lion Air y el vuelo 302 de Ethiopian Airlines. 

El administrador Dickson participó como piloto en uno de los vuelos del Boeing 737 MAX durante el proceso de recertificación del aparato. 

Además de rescindir la orden que dejó en tierra la aeronave, la FAA publica hoy una Directiva de aeronavegabilidad que especifica los cambios de diseño que deben realizarse antes de que la aeronave vuelva al servicio. También, se han publicado los requisitos de formación que deben seguir los pilotos para obtener de nuevo la habilitación para pilotar el 737 MAX.

Por tanto, es evidente que el polémico avión no volverá inmediatamente a volar, pues la FAA debe aprobar las revisiones del programa de entrenamiento de pilotos del 737 MAX para cada aerolínea estadounidense que opere el MAX y conservará su autoridad para emitir certificados de aeronavegabilidad y certificados de exportación de aeronavegabilidad para todos los aviones 737 MAX nuevos fabricados desde que la FAA emitió la orden que comportó la paralización de la flota mundial del avión.

Además, las aerolíneas que han estacionado sus aviones MAX deben seguir los pasos de mantenimiento necesarios para prepararlos para volar nuevamente.

La nueva certificación de esta aeronave ha requerido un nivel sin precedentes de revisiones colaborativas e independientes por parte de las autoridades de aviación de todo el mundo, según explica la FAA en un comunicado.

Esos reguladores han indicado que los cambios de diseño de Boeing, junto con los cambios en los procedimientos de la tripulación y las mejoras en el entrenamiento, les darán la confianza para validar la aeronave como segura para volar en sus respectivos países y regiones.

Después del regreso al servicio, la FAA continuará trabajando en estrecha colaboración con sus socios de aviación civil extranjeros «para evaluar cualquier mejora adicional potencial para la aeronave. La agencia también llevará a cabo la misma supervisión de seguridad operativa rigurosa y continua del MAX que brindamos para toda la flota comercial de EE. UU», se indica en el comunicado.

Comunicado de Boeing

En un comunicado el fabricante menciona que «la directiva de aeronavegabilidad emitida por la FAA detalla los requisitos que deben cumplirse antes de que los transportistas estadounidenses puedan reanudar el servicio, incluida la instalación de mejoras de software, la realización de modificaciones en la separación de cables, la capacitación de pilotos y la realización de las actividades de mantenimiento que garantizarán que los aviones estén listos para el vuelo»

«’La directiva de la FAA es un hito importante’, dijo Stan Deal, presidente y director ejecutivo de Boeing Commercial Airplanes. ‘Continuaremos trabajando con los reguladores de todo el mundo y nuestros clientes para que el avión vuelva a estar en servicio en todo el mundo’».

Además de los cambios realizados en el avión y la formación de pilotos, Boeing ha dado tres pasos importantes para fortalecer sus requisitos internos en el ámbito de la seguridad y la calidad.

1.- Alineamiento organizacional: más de 50.000 ingenieros se han reunido en una sola organización que incluye una nueva unidad de seguridad de productos y servicios, unificando las responsabilidades de seguridad en toda la empresa.
2.- Enfoque cultural: se ha empoderado aún más a los ingenieros para mejorar la seguridad y la calidad. La empresa está identificando, diagnosticando y resolviendo problemas con un mayor nivel de transparencia e inmediatez.
3.- Mejoras en los procesos: al adoptar procesos de diseño de próxima generación, la empresa permite mayores niveles de calidad inicial.