dreamair

Astrium presenta los resultados de su estudio para un aterrizaje automático en el polo sur de la Luna

Image virtual del proyecto

Imagen virtual del proyecto de aterrizaje automático / Foto: Astrium

Astrium ha presentado la Evaluación Preliminar de Requisitos de Sistema, que contiene los principales resultados de su estudio de Vehículo de Aterrizaje Lunar, Fase B1, llevado a cabo por encargo de la Agencia Espacial Europea (ESA). El estudio consolida el concepto de misión para un aterrizaje automático cerca del polo sur de la Luna en 2019, así como el diseño provisional del vehículo de aterrizaje lunar.

Además y como parte del estudio, Astrium ha confirmado un calendario de misión y calculado los costes para el desarrollo y construcción del vehículo, que puede rondar los 500 millones de euros. Esto incluye la validación de las tecnologías, entre 300 y 350 millones de euros para el desarrollo, fabricación y ensayos del vehículo moonlander, así como los servicios de lanzamiento y operaciones.

La próxima Conferencia Ministerial de ESA de noviembre de 2012 decidirá cómo proceder al desarrollo de un vehículo de aterrizaje lunar. Tras este estudio Fase B1, cuyo pedido se cursó en septiembre de 2010, el próximo paso será la Fase B2, que completa la fase de diseño del vehículo y culmina con una Evaluación Preliminar de Diseño.

El presente estudio calcula y comprueba cuáles son las principales tecnologías necesarias para un aterrizaje automático, suave y preciso. Un alunizaje automático como se prevé en el estudio involucra una serie de retos tecnológicos que incluyen prestaciones avanzadas que permiten detectar y evitar posibles peligros de la superficie (piedras, cráteres, pendientes empinadas).

Sistema de navegación autónomo

Alunizar suavemente y con precisión requiere tecnologías clave tales como un sistema de navegación autónomo, basado en navegación visual y un sistema de propulsión complicado. Casi todas estas tecnologías se han ensayado durante el estudio, por ejemplo, los componenetes del sistema de propulsión fueron puestos en marcha en los bancos de prueba de Astrium en Lampoldshausen.

Mientras, las instalaciones TRON (Area de pruebas para navegación óptica robótica) y LAMA (Instalación de ensayos de aterrizaje y movilidad) del Instituto de Sistemas Espaciales del DLR en Bremen (Alemania), han sido utilizadas para ensayar para probar el hardware del sistema de navegación y las patas de aterrizaje en un paisaje lunar simulado con gran realismo.

“En lo que se refiere a demostración tecnológica, la misión ATV da pruebas de las pericias y experiencia que Astrium posee en cita espacial automatizada y procedimientos de atraque. El concepto de este estudio se basa en tecnología ATV y nuestro singular conocimiento nos permitirá desarrollar las tecnologías claves, esenciales para el aterrizaje de un vehículo automatizado sobre la Luna”, declaró Michael Menking, Vicepresidente Senior de Sistemas Orbitales y Exploración de Astrium. ATV es el carguero espacial más grande que da servicio a la Estación Espacial Internacional y que es construido por Astrium.

Utilizando exclusivamente la energía solar para las operaciones en la superficie lunar, el lander o vehículo de aterrizaje colocará un pequeño rover y varios experimentos estáticos con objeto de llevar a cabo investigación científica a lo largo de un período de unos seis meses (misión básica). Los resultados se determinarían in situ y se retransmitirían a la Tierra. Con ellos se obtendría una comprensión inicial de la zona polar de la Luna, y también aportarían información básica de cara a futuras misiones de exploración con seres humanos.