dreamair

Durante la pasada campaña contra incendios 238 medios aéreos volaron 22.000 horas

Medios aéreos de la Generalitat de Catalunya, en el Aeropuerto de Sabadell / Foto: JFG

Medios aéreos de la Generalitat de Catalunya, en el Aeropuerto de Sabadell / Foto: JFG

AECA & Helicópteros, la patronal que engloba a las compañías aéreas de extinción de incendios, ha hecho balance de la campaña 2012, poniendo de manifiesto los resultados de una de las peores campañas de los últimos años y con un considerable aumento de su actividad aérea en todas las zonas geográficas de nuestro país.

Según datos oficiales del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), 2012 será recordado como un año nefasto en cuanto a la lucha contraincendios. La escasez de lluvia, la falta de limpieza en los montes, las actuaciones negligentes y la mano del hombre unida a la menor eficacia de los planes de incendios de las CCAA debido a los ajustes, sobretodo en la precampaña, ha provocado que este verano haya sido uno de los peores.

La campaña de este verano se ha convertido en el peor resultado de todos los registrados hasta ahora, por el importante incremento de superficie arrasada, con casi 200.000 Ha, un 1 % de la superficie forestal nacional. A esto sumamos que desde enero a junio de 2012 secalcinaron un total de 132.299 hectáreas, lo que supone el triple de superficie con respecto al mismo periodo del año anterior.

Según Dámaso Castejón, Secretario General de AECA & Helicópteros, que engloba a todas las compañías que operan en campaña, «entre los meses de enero a mayo, se ha dado un importante número de siniestros y por tanto un aumento en las horas de vuelo, por lo que es recomendable un aumento de número de unidades para aumentar la efectividad. En marzo presentamos un informe sobre los presupuestos para la

Helicópteros contratados por la Generalitat de Cataluña para la campaña de este vereno / Foto: JFG

Helicóptero y avión Air Tractor contratados por la Generalitat de Cataluña para la campaña de este vereno / Foto: JFG

precampaña que constataban la reducción de hasta un 11%, lo que impide atajar con mayor firmeza la oleada de incendios que tuvimos en la primera mitad del año». Este resultado sumado a la gran sequia que han tenido los montes españoles, ha supuesto un aumento del número de incendios, del 12% con respecto al año anterior.

Para este año 2012 se ha contado con un total de 238 medios aéreos, aportados por el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente y las comunidades autónomas (CCAA). La mayoría de CCAA y el Ministerio han mantenido el mismo esfuerzo inversor que años anteriores en la época de mayor riesgo y otras han realizado un ajuste que ha supuesto una atención más tardía a diversas zonas del país. Este ajuste ha sido muy considerable en precampaña y ha provocado un mayor trabajo de los escasos recursos con los que se contaban.

Más de 22.000 horas de vuelo

Hasta la fecha, y desde los inicios de la precampaña, las aeronaves han tenido un aumento considerable de su actividad llegando incluso a cifras sin precedentes, con más de 22.000 horas de vuelo realizadas. Los graves incendios de Valencia, Castilla y León, Canarias, Castilla y La Mancha, Andalucía y Cataluña acaparan más de 12.000 horas de vuelo.

Dada la singular orografía demontes y bosques del país, es necesario reforzar la flota de medios aéreos en cada región. Además, cabe destacar la labor de los helicópteros pesados tipo Kamov que este año han incrementado su actividad aérea en más de un 45%. La actuación del medio aéreo es imprescindible y muy necesaria pues permite llegar con rapidez al incendio y transportar a las brigadas forestales. Pero la eficacia de este dispositivo radica en un reparto equidistante de los medios que permita cubrir las zonas en un espacio inferior a 30 minutos.

Además, hay que resaltar que la flota de helicópteros y aviones de España que operan en los incendios forestales es eficaz y moderna, y los profesionales son pilotos con una importante experiencia en este tipo de trabajos. En 2011, las compañías del sector invirtieron más de 55 millones de euros en la adquisición de flota, mantenimiento y la formación, en un sector que emplea a más de 3.000 profesionales al año.