Primer vuelo de un helicóptero de rescate con biocombustible

Airbus Helicopters

Un helicóptero de rescate ha volado por primera vez con combustible de aviación sostenible (CAS)), logrando un nuevo hito en la aviación internacional. Operado por la organización alemana sin fines de lucro ADAC Luftrettung, el Airbus H145 se repostó con biocombustible en la estación de rescate aéreo de la Clínica Harlaching de Múnich en presencia de representantes de ADAC, Airbus y Safran Helicopter Engines y de la empresa energética TotalEnergies.

Juntas, estas empresas impulsarán la descarbonización del vuelo en helicóptero mediante el desarrollo de alternativas a los combustibles de aviación convencionales.

Con TELEGRAM recibirás al instante en tu móvil nuestras noticias. Clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

El H145 utilizaba un biocombustible de segunda generación, el CAS elegido por la industria de la aviación, que reduce las emisiones de CO2 hasta en un 90% en comparación con su equivalente fósil, ya que se produce a partir de materiales residuales y de desecho de la economía circular, como la el aceite de cocina usado y grasas. Como resultado, el combustible no tiene ningún impacto en la producción de alimentos agrícolas.

El combustible utilizado para el primer vuelo en helicóptero de rescate en Múnich fue producido por TotalEnergies en sus instalaciones de Francia a partir de aceite de cocina usado, sin utilizar ningún aceite de origen vegetal virgen. Con este CAS, la flota de ADAC Luftrettung podría lograr una reducción del 33% en las emisiones de CO2, lo que, con más de 50.000 misiones de rescate y más de 3,3 millones de kilómetros volados al año, equivale a una reducción de alrededor de 6.000 toneladas de CO2.

ADAC y Safran Helicopter Engines comparten la misma ambición de contribuir al desarrollo de combustible de aviación sostenible. A tal efecto, están lanzando un proyecto con un helicóptero de rescate ADAC en Colonia. El proyecto estudiará todos los aspectos del uso de biocombustible en el H145, con una campaña operativa que comenzará a partir del verano de 2021.

Tras el estreno de biocombustible, los directores generales de ADAC y Safran Helicopter Engines, Frédéric Bruder y Franck Saudo, firmaron un acuerdo a largo plazo sobre CAS, que prevé aumentar la proporción de mezcla de biocombustible hasta un 100% en los próximos años y posteriormente también promoviendo el uso de combustible electrónico sintético, también conocido como Power-to-Liquid (PTL), otra alternativa directa a los combustibles fósiles.

PTL se refiere a la generación de combustibles líquidos producidos a partir de energía eléctrica a partir de fuentes renovables que, junto con el uso de biocombustibles, permitirá que la aviación se acerque más a la aviación climáticamente neutra.

Actualmente, el biocombustible está certificado y aprobado para uso aeronáutico en una mezcla máxima del 50% con queroseno convencional del tipo JET-A1. El helicóptero de rescate ADAC voló con una mezcla del 40%.

«Queremos ser pioneros en la reducción de CO2 en servicios médicos de emergencia con queroseno ecológico. Esto significa que también debemos desarrollar tecnológicamente el rescate aéreo para que el uso de CAS esté preparado para el futuro a largo plazo. Para lograrlo, tenemos fuertes socios a nuestro lado», añade Frédéric Bruder, director gerente de ADAC. «Es importante destacar que el CAS es un combustible aprobado oficialmente, lo que significa que la seguridad del vuelo y del paciente se mantiene al más alto nivel».

Franck Saudo, CEO de Safran Helicopter Engines destacó que «todos los motores Safran están certificados para funcionar con hasta un 50 por ciento de combustible sostenible, incluido el biocombustible. Nuestro objetivo es llegar al 100%».

Christian Cabrol, Director Gerente de TOTAL Deutschland, manifestó «Nuestro combustible de aviación sostenible se puede utilizar sin ninguna modificación en la infraestructura logística de almacenamiento y distribución y, por lo tanto, también directamente en aviones y helicópteros. Lo estamos viviendo en la práctica hoy. En marzo pasado, iniciamos con éxito la producción de combustibles de aviación sostenibles en Francia, que ya se ha utilizado para un vuelo de larga distancia entre París y Montreal hace dos semanas, y pronto lo pondremos a disposición de nuestros clientes alemanes».