El avión no tripulado MQ-25 de Boeing reabastece por primera en vuelo a otro avión

Boeing

Por primera vez en la historia, la Marina de los Estados Unidos y Boeing han realizado con éxito el reabastecimiento de combustible aire-aire utilizando el avión no tripulado MQ-25 T1 de Boeing, para suministrar de combustible a otro avión.

Durante un vuelo de prueba, realizado el 4 de junio, el MQ-25 T1 extendió con éxito la manguera y el embudo desde su pod de reabastecimiento aéreo. Y transfirió de manera segura el combustible a un caza F / A-18 Super Hornet de la Marina de los EE. UU., lo que demuestra la capacidad el MQ- 25 para llevar a cabo su principal misión de reabastecimiento de combustible aéreo.

Con TELEGRAM recibirás al instante en tu móvil nuestras noticias. Clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

El contralmirante Brian Corey dio que «durante los próximos años trabajaremos codo con codo con Boeing para ofrecer esta capacidad que mejorará enormemente el futuro ala aérea de los portaaviones».

Durante la parte inicial del vuelo, el piloto de pruebas F / A-18 voló en formación cerrada detrás del MQ-25 para garantizar el rendimiento y la estabilidad antes del reabastecimiento de combustible, una maniobra que requirió tan solo unos pocos metros de separación del MQ-25 T1.

Ambos aviones volaban a velocidades y altitudes relevantes desde el punto de vista operativo. Con la evaluación completada de manera segura, se extendió la manguera del MQ-25 y el piloto del F / A-18 se movió para «conectarse» con la aeronave no tripulada y recibir la descarga de combustible programada.

El hito se produce después de 25 vuelos probando la aerodinámica de los aviones y toda la envolvente del vuelo, así como extensas simulaciones de reabastecimiento de combustible aéreo utilizando modelos digitales. El MQ-25 T1 continuará las pruebas de vuelo antes de ser enviado a Norfolk, Virginia, para las pruebas de manejo de cubierta a bordo de un portaaviones de la Marina de los EE. UU., lo cual se llevará a cabo a finales de este año.

El MQ-25 de prueba es propiedad de Boeing y es un predecesor de los siete aviones de prueba que Boeing está fabricando en virtud de una adjudicación de contrato de 2018. El MQ-25 asumirá el papel de los depósitos ventrales que actualmente se acoplan debajo de las alas de los F / A-18, lo que permitirá un mejor uso de los cazas de combate y ayudará a extender el alcance del ala aérea del portaaviones.