dreamair

Norwegian redujo el primer trimestre sus costes operativos y aumentó ingresos

Un 787 Dreamliner de Norwegian, en e Aeropuerto de Gatwick

Norwegian ha publicado hoy sus resultados financieros del primer trimestre de 2019, que se han caracterizado por la reducción de costes, el incremento de los ingresos y una mejora significativa en la puntualidad. Sin embargo, la compañía contabilizó pérdidas por valor de 155 millones de euros, mientras que los costes unitarios, excluyendo el combustible, disminuyeron en un 8%. El ingreso bruto fue de 832 millones de euros, un 14% más.

La prioridad clave de Norwegian es la vuelta a la rentabilidad mediante de una serie de medidas, que incluyen un extenso programa de reducción de costes, la optimización de la cartera de rutas y la venta de aeronaves. El programa interno de reducción de costes, #Focus2019, ha sido implementado y logrado reducciones de costes de 49 millones de euros durante el trimestre.

La compañía también ha fortalecido su balance a través de una emisión de derechos, totalmente suscrita, por valor de 312 millones de euros, lo cual asegura una posición financiera más sólida. La compañía asegura estar bien posicionada para seguir atrayendo nuevos clientes, especialmente en el mercado de larga distancia, donde el desarrollo es más fuerte que en el mercado de corta distancia.

Durante el primer trimestre, los ingresos totales fueron 832 millones de euros), un aumento del 14% con respecto al mismo período del año anterior; ello vino principalmente impulsado por el crecimiento intercontinental y el aumento del tráfico en los países nórdicos. Más de 8 millones de pasajeros volaron con Norwegian durante el trimestre, un crecimiento del 9%. La ocupación media fue del 81%. El coste unitario, excluyendo el combustible, disminuyó en un 8% en comparación con el primer trimestre en 2018. Además, la puntualidad aumentó significativamente durante el trimestre, y pasó del 73 al 81,3%.

Bjørn Kjos, fundador y consejero delegado de Norwegian, ha manifestó estar «satisfecho con los desarrollos positivos de este trimestre, a pesar de los problemas con el MAX. Hemos tomado una serie de iniciativas para mejorar la rentabilidad, al reducir los costes e incrementar los ingresos: optimizando nuestra estructura de bases operativas y red de rutas, para de este modo agilizar la operación; desinvirtiendo en aeronaves; posponiendo las entregas de otras aeronaves; y, no menos importante, implementando nuestro programa interno de reducción de costes. Todo ello impulsará nuestras finanzas. También me complace que las cifras de reservas y la demanda en general para los próximos meses sean prometedoras».

En marzo, Norwegian suspendió, de modo temporal, la operativa de sus 18 aviones Boeing MAX 8. La compañía combinó vuelos y reacomodó a los clientes afectados en otros vuelos de Norwegian, reduciendo de ese modo el impacto en los pasajeros. La compañía continuará limitando dicho impacto al operar vuelos en naves alquiladas a terceros (‘wet-lease’) siempre que ello sea necesario. El objetivo número uno es operar la oferta de vuelos según lo planeado.