dreamair

La zona de seguridad de la tercera pista del aeropuerto de Barcelona es insuficiente

El área de seguridad de la tercera pista del aeropuerto del Prat, estrenada el 2004, ha quedado pequeña. La pista, en el extremo más occidental de la pista tiene 150 metros y la ley obliga a que sean 240, según han confirmado a la Agencia Catalana de Noticias fuentes de Aena. El problema con que ha topado el aeropuerto, es que para ampliarla tienen que ocupar una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), pues la zona de seguridad tiene que invadir los límites del aeropuerto para adentrarse a la Ricarda, uno de los parajes protegidos del Delta del Llobregat. La UE sólo permite estas intervenciones si son de interés general y si van acompañadas de una declaración de impacto ambiental detallada. Ahora Aena está redactando esta declaración y por eso el cumplimiento de la norma se atrasa.

El aeropuerto del Prat tiene en marcha un proyecto para cumplir todos los estàndares de seguridad aprobados, bajo la supervisión de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. Uno de los que más problemas está dando es la ampliación de la zona de seguridad de la cabecera occidental de la tercera pista, denominada 25-Izquierda en lenguaje aeronáutico. La tercera pista se estrenó el septiembre del 2004, costó 380 millones de euros y su ámbito de seguridad ha quedado pequeño.

Ahora este ámbito tendrá que ganar 90 metros de terreno, adentrándose en el espacio natural protegido del entorno a la Ricarda, uno de los estanques del Delta del Llobregat, que es la segunda zona húmeda más importante de Cataluña después del delta Ebro y el espacio natural más importante del área metropolitana.

Para ocupar el espacio, protegido como ZEPA, hace falta una declaración de impacto ambiental que justifique, ante la UE, que la intervención es de interés general. Esto hará que se alargue el cumplimiento de este requisito, y por eso el aeropuerto ha tenido que recibir una exención de las autoridades de seguridad aérea mientras no se amplíe esta zona.

El Ayuntamiento del Prat, que con el eslogan ‘Ni un palmo más’ sostiene que el aeropuerto, que ya ocupa una tercera parte de su término municipal, no puede ampliarse más, asegura que no tiene constancia de esta intervención.