dreamair

Acuerdo en Palma de Mallorca para optimizar la gestión del tráfico aéreo

El Aeropuerto de Palma de Mallorca, la Dirección de Navegación Aérea, las compañías aéreas Air Berlin y Air Europa, y los operadores de handling Acciona y Groundforce (Globalia Handling) han firmado hoy un acuerdo de colaboración con el objetivo de optimizar la gestión del tráfico aéreo, al tiempo que mejora la puntualidad y la eficiencia operacional en este aeropuerto, reduciendo costes y obteniendo beneficios medioambientales.


Al acto han asistido representantes de Eurocontrol, organismo impulsor del acuerdo, y de cada una de las partes implicadas, y ha sido rubricado por el director del Aeropuerto de Palma de Mallorca, José Antonio Álvarez; el director de la Región Balear de Navegación Aérea, Tomás Ferrer; el director de Air Berlín para España y Portugal, Álvaro Middlemann; el subdirector general de operaciones de Air Europa, Andrés Bello; el delegado de Acciona Airport Service, Carlos León; y el director de operaciones de Globalia Handling; Ricardo Perea.

De esta manera, se implanta el A-CDM (Airport Collaborative Decision Making), una nueva filosofía de trabajo de toma de decisiones conjuntas mediante la puesta en común de información, suministro puntual y fiable de datos relevantes, que tienen los diferentes implicados en la operativa de cada vuelo. Así, Eurocontrol, las compañías aéreas, los agentes de handling, los proveedores de navegación aérea y los aeropuertos comparten información, prácticamente a tiempo real, creando un espacio
de conocimiento común que repercutirá en la toma de decisiones, que será más ágil y basada en datos completamente actualizados.

Ojetivos

Con la implantación de los procedimientos A-CDM de datos todas las partes implicadas del Aeropuerto de Palma de Mallorca se verán beneficiadas, así como los pasajeros y el medio ambiente. Se pretende mejorar la eficiencia operacional, la puntualidad ATFM, la capacidad de prever la demanda real de tráfico y, hacer un mejor uso de los recursos disponibles. De esta manera se conseguirá reducir los tiempos de espera, aumentará la puntualidad de los vuelos y la calidad del servicio prestado al pasajero, además de atenuar el impacto ambiental.

Las compañías aéreas y los agentes handling dispondrán de datos con mayor antelación y podrán llevar a cabo una mejor planificación de los trabajos y, así, mejorar el conocimiento de la situación de las aeronaves en tierra, entre otros. Además, se podrá reducir el coste de los movimientos en tierra derivado de un menor gasto de combustible al reducir los tiempos de rodaje y de espera en cabecera, lo que favorece al medio ambiente y atenúa el impacto ambiental.

El beneficio para los pasajeros también es importante ya que disminuirán las demoras, se reducirán las conexiones perdidas y dispondrán de mejor información y servicio en los periodos en los que se pudieran producir incidencias. Esta iniciativa, integrada dentro del programa SESAR (Single European Sky ATM Reserch) para mejorar la gestión del tráfico aéreo en el marco del Cielo Único Europeo, tiene como objetivo la implantación del A-CDM en 100 aeropuertos para el año 2014.

De hecho, el A-CDM se encuentra totalmente implantado en cuatro aeropuertos europeos (Múnich, París/Charles de Gaulle, Bruselas, Frankfurt) y en fase de implantación en más de 15 aeropuertos, entre ellos el Aeropuerto de Madrid-Barajas. En España, Aena adquirió un compromiso con Eurocontrol para implantar el A-CDM en los aeropuertos españoles, comenzando por Madrid-Barajas, Palma de Mallorca y Barcelona-El Prat.

Fases del proyecto

El inicio del proceso de implantación del A-CDM comienza con la firma de un acuerdo de colaboración entre todas las partes implicadas. El resto del proyecto continúa implantándose en dos fases. En la primera, se trabaja exclusivamente con las compañías aéreas y de handling firmantes del acuerdo aunque con comunicaciones, a través de los diferentes comités, al resto de compañías y agentes handling que operan en el aeropuerto. En esta fase se define el procedimiento de trabajo y los requisitos funcionales para los sistemas técnicos de información y datos utilizados por cada una de las partes. Dicha fase tiene una duración aproximada de seis meses, por lo que se espera que finalice a finales del mes de abril de 2012.

En la segunda fase se tiene como objetivo adaptar los sistemas técnicos a los requisitos y procedimientos de trabajo establecidos e incluir al resto de compañías aéreas y agentes handling en el proyecto. Esta segunda fase se desarrollará durante el resto de 2012, estando previsto que el ACDM esté completamente integrado en la red de ATFM para principios de 2013.