dreamair

Primer vuelo del Airlander 10, el dirigible del siglo XXI

Ayer efectuó el primer vuelo la aeronave más grande que ha construido el hombre: el dirigible de última generación Airlander 10. El aparato, pilotado por David Burns y Simon Davies, despegó del aeródromo de Cardington, en el Reino Unido.

El dirigible efectuó un circuito entorno al aeródromo y aterrizó aproximadamente media hora después de haber despegado, al filo del ocaso. El Airlander 10 tiene 92 metros de largo, 43,5 metros de ancho y 26 de altura, mientras que su volumen es de 38.000 metros cúbicos.

El desarrollo inicial del Airlander se efectuó en Estados Unidos en secreto ya que se evaluó la posibilidad de utilizarlo por las fuerzas armadas. La primera aeronave voló en 2012 en Lakehurst (EEUU). El proyecto fue abandonado en 2013 por el Ejército, pero la empresa impulsora del proyecto, Hybrid Air Vehicles (HAV), lo continuó en el Reino Unido, concfretmente en Cardington, donde ya existían dos grandes hangares que albergaron la construcción de dirigibles durante la Primera Guerra Mundial.

Por ahora, Hybrid Air Vehicles ha captado dinero de inversores y donantes particulares, además de una subvención del Gobierno de seis millones de libras esterlinas. La prensa británica informa que ya se han invertido en el proyecto unos 25 millones de libras.

Hybrid Air Vehicles, que se fundó en 2007 y cuyo presidente es Stephen McGlennan, proyecta certificarlo como vehículo de transporte de mercancías y personas. El aparato puede transportar hasta 10 toneladas de carga de pago y volar de forma ininterrumpida durante cinco días.

Está equipado con cuatro motores de pistón de 325 caballos de potencia cada uno y se informa que su velocidad de crucero es de 150 km/h. Puede volar con vientos de hasta 80 nudos y hasta una altura máxima de casi 5.000 metros. Su peso máximo al despegue es de 20 toneladas. Clicar aquí para conocer con detalle sus especificaciones técnicas.

Hybrid Air Vehicles

Hybrid Air Vehicles

Los impulsores del proyecto destacan que puede despegar y aterrizar sin necesidad de una pista acondicionada. Por tanto, el Airlander 10 puede ser contemplado como equivalente a un gran helicóptero, con la ventaja de transportar una gran cantidad de carga con un consumo de combustible muy reducido gracias a la flotabilidad que le aporta el gas helio que contiene.