dreamair

El Consejo de Ministros aprobó el nuevo Reglamento del aire, armonizado con la normativa común europea

El Consejo de Ministros celebrado el pasado 25 de junio aprobó, a propuesta de los Ministerios de Fomento y Defensa, un Real Decreto por el que se desarrolla el Reglamento del aire y las disposiciones operativas comunes para los servicios y procedimientos de navegación aérea, armonizándolos con la normativa europea de las Reglas del Aire (SERA, sus siglas en inglés).

El Real Decreto constituye un complemento del marco jurídico del Cielo Único Europeo, dirigido a mejorar la seguridad aérea, incrementar la capacidad del espacio aéreo y reducir el impacto medioambiental de los vuelos.

El objetivo de este Real Decreto es armonizar la normativa española con el Reglamento Sobre Reglas del Aire Europeas Armonizadas (SERA) que regula las reglas de la circulación aérea en el espacio aéreo europeo, en el marco del Cielo Único, y que entrará en vigor antes del 4 de diciembre de este año.

Primer paso para armonizar la regulación europea

La aplicación del SERA supone un primer paso para armonizar las regulaciones de la navegación aérea entre todos los Estados miembros y mejorar, así, la seguridad jurídica y operacional en el ámbito de la Unión Europea. Esto facilitará la implantación de los bloques funcionales de espacio aéreo y la circulación de las aeronaves dentro de la Unión Europea, y minimizará las diferencias originadas por la coexistencia de distintas reglas del aire nacionales sobre los vuelos interiores en la Unión. Para España tiene especial relevancia el marco jurídico SERA para los trabajos del bloque funcional de espacio aéreo con Portugal.

Este Real Decreto, que se ha aprobado seis meses antes de la entrada en vigor del SERA para facilitar la formación a los profesionales y que ha contado en su elaboración con la colaboración del sector, permitirá disponer a partir del próximo 4 de diciembre de 2014 de un marco regulatorio único, integrado y armonizado con las disposiciones de la Unión Europea en materia de circulación aérea, con lo que se da un paso más en la convergencia normativa que establece el proyecto de Cielo Único Europeo.

Mejoras de procedimiento

Algunas de esas materias relevantes que el Reglamento comunitario remite a la regulación nacional constituyen, en su mayor parte, mejoras de procedimiento y tramitación respecto al marco vigente, como la simplificación de los procedimientos para autorizar operaciones especiales (policía, aduana, salvamento, etcétera), y abren diferentes posibilidades para simplificar los planes de vuelo, así como para su presentación, bien mediante radio en ciertas circunstancias o en el futuro por medios informáticos.

Además, el Real Decreto modifica otro del 18 de enero de 2002, por el que se aprobó el Reglamento de Circulación Aérea, con el objetivo de evitar riesgos de duplicidades con diferente normativa de la Unión Europea.