dreamair

Procesado un hombre que lanzó piedras contra un helicóptero que cogía agua para apagar un incendio

El magistrado del juzgado de Instrucción número 4 de Tarragona ha admitido a trámite la denuncia formulada por el Departamento de Interior de la Generalitat contra el vecino de Tarragona que apedreó un helicóptero de los Bomberos el pasado 12 de agosto, cuando el aparato iba a proveerse de agua a una balsa durante las tareas de extinción de un incendio declarado cerca del río Francolí.

El juzgado ha abierto diligencias previas por los presuntos delitos de daños y atentado a la autoridad y ha ordenado la tasación de los daños producidos al aparato, según han confirmado fuentes judiciales a la Agencia Catalana de Noticias.

En caso de emergencia la ley autoriza a los efectivos de extinción a coger agua de cualquier zona, incluso de piscinas. Si es el caso de un particular, se le abona después el importe del agua. Después de que se produjera el incidente, la Dirección General de Prevención y Extinción de Incendios y Salvamento de la Generalitat redactó un informe sobre los hechos. El documento se puso en manos de los servicios jurídicos del Departamento para que estudiaran si había base para tramitar la denuncia. Finalmente, la Generalitat decidió tramitarla.

Los hechos se produjeron el pasado 12 de agosto cuando el aparato trabajaba en la extinción de un pequeño fuego declarado entre el río Francolí y el Hospital Joan XXIII. El aparato se disponía a cargar agua en una balsa cerca del río para apagar un pequeño incendio de cañas cuando el hombre le lanzó piedras para impedirlo. El aparato recibió al menos dos impactos, sin consecuencias. Los Mossos d’Esquadra hicieron un rastreo por la zona e identificaron al presunto autor del incidente, a pesar de que no fue detenido.

Unos días después la policía de Cataluña citó a hombre a declarar en comisaría en calidad de imputado por un delito de atentado a los agentes de la autoridad o funcionarios públicos. El hombre acudió a comisaría, pero habría declinado prestar declaración. Ahora el caso se encuentra en manos del juzgado de Instrucción número 4 de Tarragona, que ha admitido a trámite la denuncia y ha abierto diligencias previas por el caso por un delito de atentado a los agentes de la autoridad y por un delito de daños.