dreamair

La cultura de mantenimiento de aviones ha sido deficiente durante años

La Asociación Española de Pilotos (AEP) ha publicado recientemente un informe en el que recopila, examina y analiza informes de investigaciones de accidentes e incidentes realizados por la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) en los que se hayan detectado aspectos relacionados con el mantenimiento de aeronaves, la lista de Equipo Mínimo (MEL), averías diferidas y no solucionadas y malas prácticas con incidencia en dichos sucesos.

El informe nace de la necesidad de examinar la cultura de mantenimiento de aviones existente en el sector aeronáutico español, a raíz del informe de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación sobre el accidente de Spanair. Este informe, a pesar de no establecer una causa directa con el accidente, enumera diversos fallos en las acciones de mantenimiento que impidieron identificar la causa real de la avería del avión.

Entre ellos, la CIAIAC destaca que no se consultó el Manual de Mantenimiento de la Aeronave, que se utilizó la MEL con el objetivo de permitir el despacho del avión (y no al revés, como cabría esperarse) o que se realizó un análisis incompleto de la avería.

Con este informe, la Asociación Española de Pilotos no pretende adjudicar responsabilidad alguna acerca del accidente, sino analizar si la actuación de los servicios de mantenimiento de Spanair el día del accidente fue un hecho aislado, o si bien se trataba de una práctica habitual de la industria del transporte aéreo en nuestro país. Para ello, se han analizado todos los accidentes e incidentes en los que los factores relacionados con el mantenimiento fueron “causa” o “factor contribuyente”.

En total, se han detectado 25 informes de la CIAIAC que responden a accidentes con estos parámetros, comprendidos entre  1998 y 2008. Los datos indican que, en los diez años anteriores al accidente de Barajas, se habían detectado errores en la subsanación de averías y otros aspectos que suponían un riesgo en las operaciones aéreas y sobre los que, en algunos casos, se habían emitido recomendaciones para su subsanación.

Tras el análisis de estos informes, la Asociación de Pilotos ha concluido que “aspectos como la no reparación en tiempo y forma de averías en los aviones, la utilización de métodos de reparación no normalizados o la presión comercial para poner aviones en vuelo han formado parte de la cultura de mantenimiento de aeronaves de este país durante muchos años”.

La actuación de los Técnicos de Mantenimiento de Spanair, por tanto, no fue una actuación aislada de unos mecánicos con una deficiente capacidad técnica, sino que formaba parte de una cultura establecida en el tiempo en la que prevalecía la urgencia por poner aviones en servicio buscando el rendimiento económico  antes que la correcta identificación o reparación de las averías.