dreamair
STC Aviation Services, +34 619 887 211

Muere en Hungría una mujer obesa que intentó volar tres veces de regreso a EEUU

Una mujer estadounidense con obesidad mórbida y enferma de diabetes falleció en Hungría, su país natal, tras haber realizado con su marido el 17 de septiembre el vuelo desde Nueva a York a Budapest con las compañías Delta y KLM. En tres ocasiones intentó hacer el vuelo de regreso pero diversos problemas se lo impidieron.

Según explica el Daily Mail, Vilma Soltesz, de 56 años, pesaba 190 kilos y solo tenía una pierna, motivo por el cual se desplazaba en un silla de ruedas. Evidentemente, las compañías citadas conocían su caso y el vuelo de regreso estaba previsto para el pasado 15 de octubre.

Los problemas comenzaron en el aeropuerto de Budapest. Allí le impideron volar en KLM porque el personal de vuelo comprobó que no le podían poner el cinturón de seguridad por ser corto para su volumen corporal.

Personal de Delta le aconsejó desplazarse por carretera a Praga y allí coger un vuelo directo hasta el JFK de Nueva York. Pero en Praga la silla de plástico de ruedas de Delta no podía soportar su peso. Se intentó subirla al avión en un elevador durante una hora pero también esta operación fracasó y el avión partió dejándola en tierra.

La mujer tuvo que regresar a Budapest donde encontró un vuelo de Lufthansa para el 22 de octubre. De nuevo, el personal de vuelo con la ayuda de dos bomberos fue incapaz de trasladarla de su silla de ruedas a la que se había reservado para la pasajera, que tenía reservados tres asientos en el avión.

La mujer tuvo que regresar al hogar en el que pasaba las vacaciones y su estado de empeoró. Rechazó recibir asistencia médica en Hungría pues no confiaba en la atención hospitalaría que le podían ofrecer. El pasado 31 de octubre falleció y fue enterrada en Hungría. El marido ha emprendido acciones judiciales contra Delta y KLM, pues les reclama 6 millones de dólares por haber incumplido las leyes que protegen a los discapacitados físicos.