dreamair

El presidente de Polonia y decenas de altos cargos mueren al estrellarse el Tupolev 154 en Rusia

El avión Tupolev 154 en el que viajaban el presidente de Polonia Lech Kaczynski y altos representantes militares y políticos del Estado se estrelló el sábado por la mañana a un kilómetro de la pista del aeropuerto de Smolensk (Rusia).

Fallecieron los 97 ocupantes del aparato. La comitiva presidencial se dirigía a rendir homenaje a los 22.000 soldados polacos masacrados por los soviéticos durante al segunda Guerra Mundial en Katyn, un bosque situado a 20 kilómetros de Smolensk.

 

 

Las informaciones divulgadas no permiten por ahora tener una idea certera de lo ocurrido, pero como casi siempre pasa en los accidentes aéreos, la suma de un cúmulo de circunstancias adversas desencadenó la tragedia, que marcará la historia de Polonia (deberán convocarse elecciones anticipadas) y añade más dolor a la inmensa tragedia de Katyn, haciendo más dolorosa la normalización de relaciones entre Polonia y Rusia.

 

El siniestro se produjo después de tres intentos fracasados por tomar tierra, al parecer a causa de una intensa niebla. El piloto habría recibido la consigna del control aéreo de dirigirse a Moscú o Minsk. El cuarto intento resultó fatídico. Las autoridades rusas se han apresurado a informar que el piloto desoyó la recomendación de la torre de control de dirigirse a un aeropuerto alternativo.

En este contexto diversos medios de comunicación han informado que en 2008 el presidente Kaczynski despidió al piloto del Tupolev 154 por no aterrizar en Tblisi, capital de Georgia, por no darse las condiciones adecuadas. De ser cierta esta versión, se habría dirigido a un aeródromo alternativo. En cambio, el diario «El País» informó ayer sobre este asunto que fue Kaczynski el que ordenó al piloto aterrizar, en contra del consejo de la torre de control. Estos datos ponen de manifiesto que el piloto pudo estar presionado, formalmente o psicológicamente, a fin de intentar una y otra vez tomar tierra.

Otro dato remarcable es que el Tupolev 154 polaco era el único avión de este tipo que utilizaba un Jefe de Estado para sus viajes institucionales. Precisamente este tipo de avión ha sufrido 15 accidentes mortales desde 1990. Las cajas negras del avión ya han sido recuperadas y una comisión integrada por expertos rusos y polacos ha iniciado su examen.

 

Texto: José Fernández / Foto: Imagen video TV3