dreamair

Los controladores aéreos franceses están llamados a hacer huelga del 23 al 26

Cuatro sindicatos (CGC, FO, CGT y UNSA) han convocado a los controladores aéreos franceses a hacer huelga del 23 al 26 de febrero. El motivo de los paros es protestar contra la propuesta de integración de los servicios de control de tráfico aéreo de Francia junto con los de otros cinco países europeos. El plan del gobierno francés consiste en fusionar el control del tráfico aéreo con Alemania, Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Suiza, lo cual ha generado temor entre los controladores franceses, ante el supuesto desmantelamiento de la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) francesa como servicio civil del Estado. Francia cuenta con unos 4.400 controladores aéreos, mientras que la DGAC en su conjunto está formada por unos 12.000 funcionarios.

 

La DGAC ha informado que prevé que mañana se cancelen el 25% de los vuelos en el aeropuerto de París Roissy y el 50% en el París Orly en el 50%. Conviene precisar que el Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo (SNCTA), que tiene la representación del 54% del colectivo, no apoya la huelga. En un comunicado indica que existe inquietud pero que se está negociando el asunto. En el último párrafo se indica que «en este periodo de crisis, cuando más allá de nuestras fronteras nuestra profesión es blanco privilegiado de los medios de comunicación y de los políticos (España, Grecia, Irlanda…) y cuando en Francia el informe de la Corte de cuentas abre las columnas de toda la prensa (una página completa en ‘Le Monde’), la huelga podría tener una repercusión cuyas consecuencias nadie puede prever».

La reorganización de la navegación aérea en los citados países tiene en cuenta las necesidades operacionales de la zona y debe permitir optimizar las capacidades y mejorar las rutas de los aviones. El sindicato CGT afirma en un comunicado que «toda política de fusiones va acompañada de reducciones de efectivos, cierre de servicios, y uniformización a la baja de las condiciones de empleo, así como de externalizaciones importantes».

 

Texto y edición: José Fernández