Boeing y Embraer rompen el acuerdo para crear una filial conjunta

Boeing anunció el pasado sábado que ha rescindido su acuerdo con Embraer, en virtud del cual las dos compañías buscaron establecer un nuevo nivel de asociación estratégica. Las partes habían planeado crear una empresa conjunta que comprendería el negocio de aviación comercial de Embraer y una segunda empresa conjunta para desarrollar nuevos mercados para el avión de transporte militar de tamaño mediano C-390 Millennium.

La empresa conjunta dedicada a los aviones regionales de Embraer la controlaría Boeing, ya que ostentaría el 80% de acciones. A cambio, entregaría 4.200 millones de dólares a Embraer. Esta cantidad de dinero parece ser el desencadenante de la ruptura ya que Boeing se haya en una complicada situación financiera al llevar 13 meses sin que puedan volar los 737 MAX.

Según el acuerdo que se proyectó forjar, el 24 de abril de 2020, era la fecha de terminación inicial del acuerdo de intenciones, que se dio a conocer en julio de 2018. «Boeing ejerció sus derechos de rescisión después de que Embraer no cumpliera con las condiciones necesarias», informó el fabricante estadounidense.

«Boeing ha trabajado diligentemente durante más de dos años para finalizar su transacción con Embraer. En los últimos meses, hemos tenido negociaciones productivas pero en última instancia infructuosas sobre condiciones del acuerdo. Todos intentamos resolverlos antes de la fecha de finalización inicial, pero no fue así», dijo Marc Allen, presidente de Embraer Partnership & Group Operations. 

La asociación planificada entre Boeing y Embraer había recibido la aprobación incondicional de todas las autoridades reguladoras necesarias, con la excepción de la Comisión Europea.

Boeing y Embraer mantendrán su Acuerdo Master Teaming existente, firmado originalmente en 2012 y ampliado en 2016, para comercializar y apoyar conjuntamente el avión militar C-390 Millennium.

Por su parte, Embraer emitió un duro comunicado, en el que acusó a Boeing de haber «fabricado reclamos falsos como pretexto para tratar de evitar sus compromisos de cerrar la transacción y pagar a Embraer el precio de compra de 4.200 millones de dólares. Creemos que Boeing se ha involucrado en un patrón sistemático de demora y violaciones reiteradas [del acuerdo], debido a su falta de voluntad para completar la transacción a la luz de su propia situación financiera, del 737 MAX y otros problemas comerciales y de reputación. 

Embraer, que también está en una delicada situación financiera, buscará por todos los medios que Boeing por pague algún tipo de indemnización por la terminación ilícita del acuerdo de transacción.

Noticia relacionada: Boeing da por terminado su acuerdo con Embraer para crear una filial conjunta, en www.elpais.com