dreamair

La OMC dice que los préstamos a Airbus son legales y Boeing lo niega

Airbus A380

Comunicado de Airbus

El informe de la Organización Mundial del Comercio (OMC) presentado hoy es el golpe definitivo al mito auspiciado por Boeing sobre el supuesto daño que las ayudas públicas a Airbus han ocasionado a la fabricante de aviones norteamericana. La OMC ha confirmado definitivamente que los préstamos públicos son un mecanismo legal y que ninguno de los que Airbus ha recibido a lo largo de 40 años puede ser calificado como prohibido. Además confirma –en contra de las continuas afirmaciones de Boeing– que estos préstamos no han ocasionado ningún «daño material» a Boeing.


«Es hora de que Boeing acepte esta derrota legal y termine con esta farsa. La confirmación de la OMC sobre el sistema de préstamos europeos es una gran victoria para Europa», declaró Rainer Ohler, director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Airbus. «No vemos consecuencias significativas para Airbus o el sistema de préstamos europeos en la decisión de hoy de la OMC de rechazar de plano la mayoría de las reclamaciones de Estados Unidos. Por lo tanto, las conclusiones de la OMC puede que requieran tan solo unos pocos cambios en las prácticas y políticas europeas», añadió.

El Órgano de Apelación de la OMC ha desestimado todos los argumentos presentados por los Estados Unidos durante el proceso de apelación y se ha puesto del lado de la UE. El informe final desestima ahora el 90 por ciento de las reclamaciones de los EE.UU, más que las desestimadas en una primera etapa, en 2009. Dicho informe marca también el final del intento de Boeing de acabar con la colaboración entre el gobierno europeo y Airbus.

Concretamente, el Órgano de Apelación de la OMC:

  • 1 – ha confirmado que el mecanismo europeo de préstamos reembolsables es un instrumento legal y compatible para la cooperación entre gobierno e industria.
  • 2 – ha rechazado la conclusión del Panel que consideraba como subvenciones “prohibidas” tres de los préstamos otorgados por los gobiernos anteriormente, constatando ninguno de los préstamos anteriores eran “prohibidos”.
  • 3 – ha rechazado las reclamaciones de EE.UU que califican de subvención a la totalidad del préstamo; sin embargo ha confirmado que los préstamos otorgados por los gobiernos a Airbus contienen un elemento de subvención, cuyo tamaño depende de la tasa de interés.
  • 4 – ha revocado la conclusión del Panel que consideraba que la infraestructura utilizada por Airbus en Francia constituía una subvención.
  • 5 – ha revocado la conclusión del Panel que consideraba que los programas europeos de Investigación y Tecnología habían perjudicado a Boeing.
  • 6 – ha condenado al Panel por concluir erróneamente que Boeing ha perdido cuota en Brasil, Méjico, China Taipei y Singapur,
  • 7 – ha dictaminado que no existe ningún tipo de perjuicio para los intereses futuros de Boeing en la India.
  • 8 – ha limitado significativamente el alcance de la conclusión del Panel que consideraba que Boeing había perdido cuota de mercado en Australia, China, Korea y EE.UU.

Estos resultados no han sorprendido a Airbus. La fabricante de aviones europea siempre ha manifestado a lo largo de todo el proceso de la OMC que esperaba que la mayoría de las reclamaciones de Boeing fueran rechazadas.

Airbus ha resaltado que en otro caso distinto llevado ante la OMC, este organismo ha concluido que Boeing ha recibido importantes subvenciones ilegales. La resolución de la OMC sobre este caso está actualmente en periodo de apelación y se espera que el dictamen final salga a finales de este año.

Comunicado de Boeing

El veredicto del comité de apelación de la OMC confirmó hoy que Airbus recibió de los gobiernos europeos 18.000 millones en ayudas ilegales al lanzamiento, así como  otros subsidios.

«Está es una clara victoria final para un comercio justo, que proporciona un marco equitativo para los trabajadores de la industria aeroespacial en América», dijo Jim McNerney, Presidente y CEO de Boeing. «La OMC ha concluido que la ayuda al lanzamiento y otros subsidios ilegales a Airbus distorsionaron el mercado, causando un perjuicio a la industria de los Estados Unidos y que deben acabar. La Administración, particularmente la oficina del US Trade Representative, y el Congreso, merecen un reconocimiento por su defensa de las normas del comercio global en este caso. No unimos a ellos para exigir del acatamiento de esta decisión histórica» dijo McNerney.

«La OMC ha entregado su veredicto final y ahora Europa tiene seis meses para acatarlo» afirmó el Vicepresidente Ejecutivo y Director del Departamento Jurídico J. Michael Luttig.

En total, la OMC ha confirmado que Airbus recibió 18.000 millones de dólares en subsidios ilegales (considerando sólo capital principal). Esta suma incluye 15.000 millones en ayuda al lanzamiento, 4.000 millones de los cuales corresponden al A380, y sin los cuales Airbus no hubiera sido capaz de desarrollar sus flota de aviones. La suma incluye también 3.000 millones en otros subsidios distintos a la ayuda al lanzamiento. Esta cantidad excede por si sola los 2.700 millones en subsidios no corregidos (principalmente gastos de la NASA y de I+D) que la OMC atribuyó a Boeing en una decisión aparte el pasado mes de marzo y que se encuentra en estos momentos apelada.

«Airbus y los gobiernos que la financian han intentado justificar los subsidios ilegales afirmando que Boeing también se beneficia de contratos de I+D con el Gobierno» afirmó Luttig. «Pero la OMC en Marzo desarmó categóricamente ese argumento al rechazar el 80% de las alegaciones de la UE contra los Estados Unidos y confirmando la enorme ventaja competitiva que supone para Airbus los masivos subsidios ilegales que recibe de los gobiernos».

Luttig hizo especial hincapié en el hecho de que las obligaciones que se derivan de la decisión de hoy no dependen de la decisión que finalmente se tome en el caso de Europa contra los EEUU.

«De acuerdo a la decisión de hoy, Europa tiene que poner fina las prácticas ilegales, particularmente a la ayuda al lanzamiento. Los préstamos de los gobiernos para el desarrollo del A350 y futuros productos deben llevarse a cabo en términos comerciales comprobables». Luttig también se refirió a los recientes llamados de Europa para negociar un acuerdo.

«Comprendo por qué Airbus y sus sponsors quieren negociar ahora. Durante 40 años se han apoyado en masivas inyecciones de ayuda al lanzamiento. Hoy ha quedado confirmado que esas ayudas son ilegales. No estamos interesados en un acuerdo que permita la continuidad de la ayuda al lanzamiento, que es la forma más perniciosa de subsidio y la que más distorsiona el mercado» afirmó. «Airbus dispone en estos momentos de más de 17.000 millones de dólares en efectivo. Pueden, por tanto, permitirse acatar la decisión de la OMC y desarrollar sus aviones sin la ayuda de los gobiernos».

«Las normas de la OMC, junto con la decisión en este caso, ofrecen unas pautas claras acerca de lo que los gobiernos pueden y no pueden hacer para ayudar a sus respectivas industrias aeronáuticas. Estas normas afectarán a todos los mercados y servirán para garantizar que los concursos se ganan o se pierden en base a los meritos de los respectivos productos y no por subsidios de los gobiernos», afirmó Luttig.

Edición: José Fernández – Foto: Josep Tomàs