dreamair

Madrid – Barajas se ahorró en 2010 ocho millones de kWh de gasto de energía

El Aeropuerto de Madrid-Barajas ha logrado ahorrar algo más de ocho millones de kilovatios hora en 2010 gracias a la aplicación de una batería de medidas de mejora energética. Las emisiones equivalentes al ahorro de energía obtenido habrían supuesto 3.213 toneladas de CO2 y, en el apartado económico, la reducción del consumo energético se cifra en 900.000 euros menos de gasto. El ahorro de 8.241.000 kWh/año en el consumo de energía eléctrica en 2010 equivaldría al consumo anual de 2.149 hogares tipo, según las estadísticas ambientales del Ministerio de Medio Ambiente.


Estas cifras se corresponden con la electricidad que necesita durante todo un año una población de algo más de 6.000 habitantes, como pueden ser, en la provincia de Madrid, las localidades de Miraflores de la Sierra, Nuevo Baztán o, en el entorno del propio Aeropuerto, Cobeña. Entre las medidas de ahorro aplicadas en Madrid-Barajas, que han requerido un mantenimiento continuo, y por tanto una dedicación permanente del personal implicado, destacan:

– La regulación del alumbrado en las terminales T123 mediante la instalación de detectores de presencia en aseos y otras dependencias.

– La sustitución de fluorescentes de 58W por tubos de 51W.

– La puesta en marcha de un mayor número de circuitos con un sistema de control horario o por medio de fotocélulas.

– El apagado de un tercio de alumbrado del vial de circunvalación del Aeropuerto y de los lucernarios de la T4.

– La instalación de sondas lumínicas en diversas dependencias que regular el encendido en horas nocturnas y el apagado en las diurnas.

– El apagado de luces en determinados módulos de aparcamiento.

– La optimización de los circuitos del SATE y la implantación de una nueva política de apagado de líneas, lo que ha permitido el transporte de equipajes con una mayor eficiencia energética.

Estas mejoras energéticas se enmarcan dentro de un proceso de mejora continua que busca racionalizar el consumo de la energía y de los recursos naturales en toda la red de aeropuertos e instalaciones de navegación aérea, de acuerdo a los principios que rigen la política medioambiental y energética de Aena. Los beneficios de estas medidas de eficiencia tienen una triple dimensión.

Por un lado se reducen las necesidades energéticas de Madrid-Barajas, liberando recursos para disposición del resto de empresas y ciudadanos; por otro, se mitiga el impacto ambiental de la actividad aeroportuaria, puesto que las emisiones equivalentes al ahorro de energía obtenido habrían supuesto 3.213 toneladas de CO2, lo que según los datos del Ministerio de Medio Ambiente equivaldría a las emisiones que realizarían 2.921 hogares durante todo un año. Y, por último, implican un significativo ahorro económico que, en lo que a los 8.241.000 kWh ahorrados por Madrid-Barajas en 2010 se refiere, se cuantifica en 900.000 euros menos de gasto.

En paralelo a las actuaciones para impulsar el consumo racional de energía en sus infraestructuras, destacan otras acciones del Aeropuerto de Madrid- Barajas para fomentar el uso eficiente de la energía, como la central de cogeneración, de 33 mW de potencia nominal y un rendimiento eléctrico equivalente superior al 60%, que garantiza el suministro eléctrico a la T4 y su satélite T4S.