dreamair

Ingenieros de Commercial Aircraft Corp. planean plantar cara a Boeing y Airbus

En el último mes los principales fabricantes de aviones comerciales del mundo se han enfrentado a importantes dificultades. Repasando lo acontecido, un Airbus A380, el buque insignia de la flota de Airbus, sufrió una explosión de uno de sus motores después de despegar de Singapur a principio de este mes, obligando a un aterrizaje de emergencia. Por otro lado, en la prueba de Boeing de su nuevo modelo Dreamliner 787, tuvo que realizar otro aterrizaje de emergencia después de que la cabina de pasajeros se llenase de humo.

Si los dos principales fabricantes del sector pensaban que las cosas no podían ir a peor, se equivocaban. Una nueva empresa china llamada Commercial Aircraft Corp., dio a conocer este mes durante la feria aeronáutica Airshow China 2010 el modelo final de su nuevo avión comercial C919. Con capacidad para 156 pasajeros, se enfrentará cara a cara con las ofertas en el sector aeronáutico con Airbus y Boeing a partir del año 2016.

El C919 no posee amplias características en transporte elevado de pasajeros como el Dreamliner 787 o el A380 de dos pisos, pero tiene las cualidades necesarias como para competir en vuelos nacionales equiparables al Boeing 737 y al Airbus A320. China supone el mercado mundial de más rápido crecimiento en el sector de la aviación, y parece que Airbus y Boeing no lograrían consolidarse de forma definitiva en el gigante asiático. China tendrá una flota de aviones estimada que alcanzará los 4.330 en los próximos 20 años, lo que asciende a una cifra de 360 mil millones de euros que estarán a disposición de repartirse entre los fabricantes. La entrada de una empresa nacional china en el país puede romper el equilibrio y la hegemonía que hasta ahora parecía solo tener Airbus y Boeing, si finalmente el C919 tiene el éxito esperado.

El diseño y la fabricación de aviones es, a nivel de ingeniería, un trabajo realmente complicado que requiere del personal más altamente cualificado y competente, por lo tanto, los desafíos que conlleva la investigación, desarrollo y construcción de aviones grandes de pasajeros, es la base justificada que responde a la pregunta del por qué existen tan pocos jugadores sobre el tablero en este sector. Cabe la pena destacar que los ingenieros de Commercial Aircraft Corp. no parten desde cero, ya que el C919 estará compuesto por piezas y componentes que vendrá en su mayoría de empresas en tecnología aeronáutica de Estados Unidos y Europa.

Concretamente, Honeywell International suministrará las unidades de energía, sistemas de computación a bordo, llantas y frenos, Rockwell Collins se encargará de los sistemas de navegación, General Electric Aviation de la construcción de la aviónica, Eaton Corporation está involucrado con el combustible y el sistema hidráulico, y Parker Aerospace of Irvine es responsable de los controles de vuelo. La alimentación de los dos motores del avión previsto de bajo consumo será fabricado por CFM International, una empresa de propiedad conjunta de General Electric y el grupo francés Safran.

China está aprovechando su enorme mercado para traer lo mejor en tecnología de la aviación a su territorio, resultado de la participación de las compañías occidentales en un trozo del pastel para formar acuerdos conjuntos con empresas chinas. Es un movimiento verdaderamente hábil, ya que China ofrece acceso a su vasto mercado (el más importante de las próximas décadas), y a cambio las compañías occidentales suministran las tecnologías necesarias para las empresas chinas, que algún día podrían ser competidores directos.

A pesar de que el desarrollo del C919 no tiene todavía garantías de éxito, se espera que las compañías de propiedad estatal como China Airlines, China Southern y China Eastern, anuncien las órdenes de compra para este modelo de avión en el Airshow China, que comienza el lunes en Zhuhai, una ciudad costera cerca de Macao.

Texto: Eugenio Rogríguez

Publicado en www.fierasdelaingenieria.com