dreamair

España compra cuatro helicópteros Ecureuil para la DGT y tres EC135 para la Policía

Uno de los Ecureuil de la DGT

Uno de los Ecureuil de la DGT

Airbus Helicopters ha formalizado un contrato con la Dirección General de Tráfico (DGT) española para el suministro de un total de 7 helicópteros: 4 AS355NP Ecureuil y 3 EC135, estos últimos serán destinados al Cuerpo Nacional de Policía. Las entregas comenzarán en 2014, con un helicóptero EC135 y un AS355NP, y concluirán en el año 2016.

La Dirección General de Tráfico (DGT) opera en España helicópteros de Airbus Helicopters desde 1970 (con sus denominaciones anteriores de Aerospatiale y Eurocopter), siendo la unidad más antigua del Ministerio del Interior en contar con estos aparatos. En su flota se integran 18 helicópteros destinados a la vigilancia, regulación del tráfico y control de carreteras desde la sede central, en Madrid, y las patrullas periféricas, que operan por todo el territorio nacional (excepto Cataluña y País Vasco).

Francisco Vergé, Consejero Delegado de Airbus Helicopters España se ha mostrado tremendamente orgulloso «por constituir este contrato una nueva muestra de confianza por parte del Ministerio del Interior español en nuestros helicópteros, que integran la totalidad de su flota, operando satisfactoriamente en distintas misiones».

Con estos 4 helicópteros bimotor AS355NP Ecureuil, la DGT se convierte en operador de una de las flotas más numerosas de este modelo en el mundo y sigue apostando por un helicóptero fiable, seguro y robusto, de excelente manejo y facilidad de mantenimiento.

Por su parte, la flota de helicópteros EC135 en el Servicio de Medios Aéreos de la Policía alcanzará las 16 unidades y reforzará la presencia de esta aeronave en España, donde se ha convertido en los últimos años en un referente de polivalencia para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (presente en la Guardia Civil, la Policía y la Dirección General de Tráfico).

Es el helicóptero óptimo para los servicios de transporte médico de emergencia y, como se constató con el reciente contrato con el Ministerio de Defensa, es perfecto para la formación de pilotos militares, además de los cometidos humanitarios en que se desempeña dentro de la Unidad Militar de Emergencias.