Baikonur, la piedra angular del programa espacial ruso, cumple 65 años