La Fundación ENAIRE publica el libro ‘Flyingboat. La Aeronáutica Naval en Barcelona’

Hidro SIAI S.9 con el que se quiso establecer una línea aérea entre Barcelona y Palma de Mallorca en 1920. Archivo Ángel Sánchez Serrano

Fiel a su compromiso con la preservación y difusión del patrimonio histórico aeronáutico español, Fundación ENAIRE edita en colaboración con La Fábrica ‘Flyingboat. La Aeronáutica Naval en Barcelona’, un libro indispensable para comprender los orígenes de la aviación en España.

También estamos en Telegram. Para recibir en tu móvil nuestras noticias al instante, clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

Editado en castellano y catalán, el libro reúne más de 260 imágenes aeronáuticas de los años 20 y 30 del siglo XX en la Ciudad Condal, y aúna rigor histórico con divulgación. Está dirigido a un público amplio, desde el especializado hasta el amante de la fotografía.

El Flyingboat fue uno de aquellos aparatos de la Marina, el avión más grande en servicio en España hasta los años 40. Valorado en su conjunto, Flyingboat es más que un libro, es la recuperación para la memoria colectiva de un tiempo olvidado.

Un tiempo en el que, desde las aguas del puerto barcelonés, operaban los hidroaviones de la Armada española. Los años 20 y 30 del siglo XX fueron testigos de los vuelos, hazañas y el esfuerzo realizado por sus tripulaciones y mecánicos para mantener operativos sus aviones, a pesar de la adversidad y la falta de medios.

Tripulantes y mecánicos de la Aeronáutica Naval posan en el primer Blackburn Swift adquirido. Archivo Agustín Lizano

Fueron espectadores de las operaciones del primer portaaeronaves español, el «Dédalo» y los vuelos desde el actual Aeropuerto de Josep Tarradellas Barcelona – El Prat, conocido entonces como «el campo de los marinos». Contemplaron la utilización del puerto como terminal internacional de transporte aéreo de pasajeros desde Francia e Italia, así como la construcción de hidroaviones en el propio puerto. La confirmación del vínculo de la ciudad con la aviación desde los primeros vuelos en 1910.

Ilustrado con más de 260 fotografías procedentes de instituciones públicas y privadas, colecciones particulares y archivos familiares, muchas de ellas inéditas y que de otra manera no habrían salido a la luz, el libro, editado con la colaboración de La Fábrica, es el fruto de una larga y profunda investigación de sus autores, David Gesalí (licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Barcelona y máster en Didáctica de las Ciencias Sociales) y David Íñiguez (licenciado en Historia del Arte y doctor en Didáctica de las Ciencias Sociales por la Universidad de Barcelona).

Savoia S.66 de la línea aérea Roma ‐ Barcelona. Al fondo, Montjuïc y las tres chimenas de la central del Poble‐sec. Archivo Ángel Sánchez Serrano

Ambos, con un largo currículum especializado en publicaciones sobre la aeronáutica española de los años 20 y 30 del siglo XX. Su profundo conocimiento del tema les permite reconocer lugares, aeronaves y personas desde los primeros días de la aviación en Cataluña, incluyendo fotografías de aviones no identificados correctamente hasta ahora.

Cabe destacar, como ejemplo, las fotografías de los hidroaviones fabricados en el puerto por la Marina y la aclaración de sus tipos y series, la imagen inédita del «hidroavión Álvarez-Condé» de 1913 o la también inédita del Parnall Panther, sin duda, la mejor existente de este raro avión de caza.

Con 340 páginas, Flyingboat está editado en castellano y catalán. La publicación estará disponible en todas las librerías de España y en Amazon, a un precio de 28 euros.

Los hidroaviones navales recorrieron incansables las costas espñolas. En esta imagen, un Supermarine Scarab sobrevuela la playa de Sanlúcar de Barrameda. Archivo David Gesalí