dreamair

Inaugurada la segunda fase de la museización del campo de aviación de Rosanes (Barcelona)

Cerca de 200 personas asistieron ayer a la inauguración de la segunda fase del proyecto de museización del campo de aviación de Rosanes y del refugio de Can Sorgues, situado a los términos municipales de les Franqueses del Vallès, la Almendra y la Garriga, a unos 40 km. de Barcelona, que han impulsado los tres ayuntamientos y el Memorial Democrático de la Generalitat.

 

 La matinal contó con la presencia de los alcaldes de las Franquezas, Francesc Colomé y de la Garriga Meritxell Budó, del director general de Relaciones Institucionales de la Generalitat, Joan Auladell, así como varios regidores de los tres consistorios.


Las actividades empezaron a las diez y media de la mañana en la masía de can Sorgues, en Llerona. E historiador David Gesalí, experto en aviación de la Guerra Civil y máximo conocedor del aeródromo de Rosanes, dio detalles sobre una de las actuaciones más importantes de esta segunda fase de museización, la adecuación del refugio de Can Morgues.

Visita en el interior del refugio

Se ha realizado la adecuación del interior para que pueda ser visitado. Otras actuaciones de esta segunda fase han sido el acondicionamiento del acceso al refugio de Can Trias de Bes, la señalización de cinco elementos de usos tradicionales (la balsa y el lavadero de Rosanes, la antigua sala de baile de Can Bou, la era de Cal Alrani y la red de riegos del Pla de Llerona) y la colocación de una cartel en cada uno de los cascos urbanos de los tres municipios.

Después de escuchar las explicaciones de Gesalí, tanto en el exterior como el interior del refugio, se inició la visita guiada con paradas en algunos de los lugares de interés que cuentan con elementos de señalización. El recorrido fue muy interactivo, con preguntas y también con recuerdos de infancia por parte de algunas de las personas que hacían la visita.

Proyecto de tres ayuntamientos para recuperar el patrimonio histórico

La ruta acabó en Rosanes, en el municipio de la Garriga, donde se hicieron los parlamentos institucionales, que inició la regidora de Turismo de la Almendra, Teresa Bada, que rememoró los hechos los históricos episodios vividos en este espacio.

El alcalde de las Franquezas, además de destacar la intervención de los tres municipios en el proyecto, recordó que su abuela tenía un hostal “y me explicaba cuando era pequeño que allá habían ido los republicanos y por ante casa pasaban los aviones de guerra. Una cosa es explicarlo y otra poderlo ver. Hoy es un cuento hecho realidad y lo pueden ver nuestros hijos y esto es muy importante”.

La alcaldesa de la Garriga también hizo mención que esta *museïtzació es una muestra de un trabajo conjunto compartido entre pueblos vecinos que ha permitido recuperar un valioso patrimonio de la historia de nuestro país.

Joan Auladell agradeció el esfuerzo de los tres ayuntamientos, de los técnicos y de las personas que han colaborado en la recuperación de este patrimonio. “Es fácil hablar de la Guerra Civil, pero se entiende mucho mejor cuando se explica y se ve sobre el terreno como hemos hecho hoy”, dijo.

Los representantes de los tres ayuntamientos señalaron que después de esta segunda fase hay una tercera, que ya se está haciendo, que es la de mantenimiento y difusión del campo de aviación y las instalaciones de Rosanes.

En este sentido, desde febrero de 2010 se realizan visitas guiadas al itinerario museizado. Las rutas, abiertas al público, se hacen el segundo domingo de cada mes desde el Casal de Rosanes.

Además de las visitas mensuales también hay la posibilidad de realizar visitas guiadas concertadas para grupos, que se adaptarán a las necesidades y requerimientos de cada caso, tanto en cuanto a los horarios como las fechas. Se puede contactar y ampliar la información sobre del Campo de Aviación de Rosanes a través del web http://www.aviacioiguerra.cat.

Aeródromo privado

El aeródromo de Rosanes fue construido a los años 30 por un empresario argentino afincado en Barcelona y apasionado por la aviación. El año 1937 la República lo convirtió en aeródromo de guerra. Entre 1937 y 1938 se adecuó el nuevo aeródromo de Rosanes que tuvo un papel muy importante a los frentes del Segre y del Ebro y, después, en la defensa aérea de Barcelona.

Además, el campo tuvo una fuerte trascendencia a los municipios del entorno, que aportaron mano de obra a su construcción y que alojaron la mayor parte del personal y de los servicios vinculados: compañías de transmisiones, gabinetes de interpretación fotográfica, talleres e industrias de guerra.

Los actos de inauguración de la segunda fase del proyecto de museización del campo de aviación de Rosanes y del refugio de Can Sorgues finalizaron con un pequeño refrigerio para todos los asistentes.

Texto y fotos: Ayuntamiento de Les Fanqueses del Vallès