Greenpeace pide en el Aeropuerto de Barcelona ‘más trenes y menos aviones’

Greenpeace

Coincidiendo con el inicio de las vacaciones de julio, un grupo de activistas de Greenpeace ha instalado esta mañana un tren de más de 12 metros de largo junto al Aeropuerto de Barcelona-El Prat para denunciar con el lema Más Trenes – Menos Aviones  el impacto climático del sector aéreo.

Para evitarlo, la organización exige al Gobierno que apueste por transportes basados ​​en energías limpias como el ferrocarril, que resulta hasta 20 veces menos contaminante por viajero transportado, eliminando los vuelos cortos con alternativa por tren como Barcelona – Madrid o Barcelona – Valencia.

Con TELEGRAM recibirás al instante en tu móvil nuestras noticias. Clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

El Tren de Greenpeace, que mantiene la línea estética de su conocido barco Rainbow Warrior, recorrerá diferentes puntos de Europa reivindicando el ferrocarril como alternativa sostenible y asequible frente del avión y la carretera, coincidiendo además con la declaración de 2021 como Año Europeo del Ferrocarril por parte de la Comisión Europea.

Con esta acción en Barcelona, ​​Greenpeace manifiesta su rechazo al proyecto de ampliación del Aeropuerto del Prat en pleno debate sobre su futuro. Se suma así a las críticas realizadas desde la Plataforma ZeroPort, ya que los 1.700 millones de euros que costará esta ampliación refuerzan un modelo económico basado en el consumo de combustibles fósiles. Por ello, asegura la entidad ecologista, es urgente cambiar el modelo turístico de Barcelona, ​​donde 82% de sus visitantes vienen en avión actualmente.

«Tanto el Gobierno de España como la Generalidad de Cataluña presumen de sus objetivos para reducir las emisiones mientras promueven infraestructuras como el aeropuerto, la ampliación implica un incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero», declaró desde el lugar de la acción Adrián Fernández, responsable de movilidad de Greenpeace. «La aviación no sólo tiene un grave impacto sobre el clima, también perjudica la población local con más ruido, más contaminación atmosférica y arrasando espacios protegidos por su biodiversidad, como sucede en El Prat».

Un modelo ferroviario accesible como alternativa al avión

Lejos de limitarse a rechazar el aumento del transporte aéreo después de la pandemia, las demandas de Greenpeace incluyen un gran número de soluciones para mejorar el transporte por tren. A pesar de la ingente inversión en infraestructuras ferroviarias (más de 55.000 millones de euros en los últimos años) en España el tren sigue arrastrando una serie de carencias que hacen que todavía no resulte atractivo frente del avión y la carretera.

Greenpeace destaca en un comunicado cinco propuestas para potenciar el transporte ferroviario y penalizar el aéreo. Son:

1.- La creación de, al menos, 30 nuevas conexiones diurnas y nocturnas entre países europeos hasta 2025
2.- Mejorar la compatibilidad de los trenes entre países, de manera que sean posibles los trayectos entre diferentes territorios europeos
3.- Hacer que el tren sea más fácil y asequible, eliminando las subvenciones a las aerolíneas. Acabar con los vuelos cortos cuando haya una alternativa en tren competitiva en tiempo y precio
4.- Que las operadoras de tren tengan sistemas de venta compatibles, porque comprar un billete de tren sea tan fácil como un avión.
5.- Facilitar el acceso al tren para todas las personas, grupos, familias y los que viajan con su bicicleta o su mascota.