La consultora GPA gana un contrato para optimizar las condiciones del transporte aéreo en 6 países

Aeropuerto Internacional de El Salvador / Wikipedia

La empresa catalana GPA ha ganado una licitación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por valor de 235.000 dólares con el objetivo de evaluar y hacer propuestas de mejora en el mercado del transporte aéreo de pasajeros en seis países de América Central y el Caribe.

De este modo, la firma catalana analizará el nivel de competitividad, la calidad reguladora y el funcionamiento del sector en Nicaragua, Honduras, Costa Rica, Panamá, El Salvador y la República Dominicana.

También estamos en Telegram. Para recibir en tu móvil nuestras noticias al instante, clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

Para la obtención de esta licitación, GPA ha contado con el apoyo de ACCIÓ, la agencia para la competitividad de la empresa de la Generalidad de Cataluña -que depende del Departamento de Empresa y Conocimiento-, a través de la Oficina Exterior de Comercio e Inversiones en Washington. Esta oficina está especializada en el asesoramiento para acceder a licitaciones de organismos multilaterales internacionales como el BID o el Banco Mundial.

Para Jaume Adrover, CEO de la empresa, «estos países comparten la sensación de que están perdiendo oportunidades en el sector del transporte de pasajeros como motor de desarrollo de turismo, de atracción de inversión extranjera y de generación de más actividad económica». Los seis países, añade, «son estados pequeños en población pero en un área geográfica estratégica, donde la penetración de las compañías de bajo coste es en general pequeña; y necesitan estimular su crecimiento favoreciendo la competitividad».

Parte de la tarea de GPA consistirá en diseñar una hoja de ruta conjunta que incluya medidas de integración de los diferentes espacios aéreos que les permita ser más competitivos. Asimismo, también deberá analizar las barreras reguladoras existentes que estén dificultando la entrada de nuevas compañías en los mercados, así como si los precios que se pagan en las rutas son de mercado.

«Una persona para volar de San Salvador a Managua paga unos 600 / 800 dólares por un vuelo de una hora. Esto significa que los precios para volar entre estos países son similares a lo que les cuesta a los Estados Unidos», ejemplifica Adrover.

Este contexto está provocando que «los mercados no faciliten el crecimiento económico y social que suele generar la aviación», según el CEO de GPA. Por ello, asegura, su trabajo durante el año y medio de duración del proyecto también pasará por «revisar si la gestión de los aeropuertos es atractiva para las compañías con tarifas competitivas, impulsar una gestión lo más transparente posible y garantizar que los órganos de supervisión de estos países tienen suficiente capacidad para administrar lo que pasa en el sector».

GPA es una consultoría especializada en transporte aéreo fundada en 1999 en Barcelona. Una de las vías de crecimiento de la empresa es la búsqueda de licitaciones internacionales, tarea para la que cuenta con el apoyo de ACCIÓ. «Hemos realizado el programa de capacitación en licitaciones internacionales y, al mismo tiempo, aprovechamos el conocimiento especializado de ACCIÓN de las entidades multilaterales con presencia en Washington», concluye Adrover.