La IATA advierte que 65 millones de personas podrían perder su empleo relacionado con la aviación