Air New Zealand proyecta introducir camas litera en clase económica de larga distancia

La compañía Air New Zealand ha divulgado hoy su proyecto Economy Skynet, para el que ha solicitado las correspondientes patentes comerciales. Se trata de ofrecer a viajes de la clase turista de larga distancia la posibilidad de dormir en habitáculos de 2 metros de largo y 58 centímetros de ancho.

Según informa la compañía, durante tres años ha estado diseñando este producto, que han evaluado más de 200 clientes en su centro de innovación, denominado ‘Hangar 22’, en Auckland, capital de Nueva Zelanda.

La compañía estrenará la ruta entre Auckland y Nueva York a partir del próximo mes de octubre con aviones Boeing 787-9 Dreamliner. El vuelo se prevé que dure 17 horas y 40 minutos y será el candidato ideal en el que introducir el Economy Skynest a partir de 2021. Una posibilidad es alquilar el habitáculo para todo el vuelo, o bien hacerlo por unas horas determinadas. Los habitáculos par dormir, que serían seis, se asemejan a las literas camas de los trenes, según las fotos que ha divulgado la compañía.

Air New Zealand

El jefe de márketing de la aerolínea, Mike Tod, manifiesta que trabajan para ofrecer a los pasajeros de larga distancia alicientes que aporten encanto y confort al vuelo. En este sentido, considera que es un inconveniente «la incapacidad de estirarse» de los pasajeros de clase económica, «El desarrollo de Economy Skynest es una respuesta directa a este desafío», comentó el directivo.

En el comunicado se indica que «Air New Zealand tomará una decisión final sobre si operará el Economy Skynest el próximo año después de que haya evaluado el desempeño durante el primer año de la ruta Auckland-Nueva York. El Economy Skynest lleva aparejado ofrecer al usuario, sábanas, mantas y almohadas, además de una cortina para crear una mínima sensación de intimidad.

Air New Zealand

Por su parte, Nikki Goodman, gerente general de Experiencia del Cliente, indicó que «estamos seguros de que esta innovación aportará competitividad a la industria y traerá mejoras significativas a los vuelos de larga distancia. Esperamos que otras aerolíneas quieran explorar la obtención de licencias del Economy Skynest».

Los directivos de la aerolínea se muestran confiados en que esta innovación sea validada por los reguladores aeronáuticos.