dreamair

La IATA afirma que el tráfico mundial de pasajeros creció un 5,9% en 2014

Boeing 747 de Air China / Foto: Wikipedia

Boeing 747 de Air China / Foto: Wikipedia

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha anunciado que el 2014 el transporte aéreo de pasajeros creció un 5,9% en comparación con 2013. Este incremento es superior al aumento medio de los 10 últimos años, que es del 5,6%.

Las estadísticas de IATA indican que  el coeficiente de ocupación de los aviones se situó en el 79,7% y que en todas las regiones del mundo creció el tráfico de pasajeros. Los mayores incrementos se registaron en las compañías aéreas de Asia-Pacífico y Oriente Medio. Asimismo, se destaca que en el aumento del tráfico mundial ha tenido un importante papel el crecimiento de los vuelos domésticos, que en China crecieron un 11% respecto de 2013.

Según IATA, en 2014 se subieron a un avión 3.300 millones de personas, 170 millones más que en 2013.

En la región de Asia-Pacífico el tráfico de pasajeros creció un 5,8%. La capacidad creció un 7% y el factor de ocupación subió un 1,1% hasta situarse en el 76,9%. En Europa el incremento fue del 5,7%, mientras que el factor de ocupación si situó en el 81,6%.

Foto: Boeing

Foto: Boeing

Menor fue en Norte América el aumento, un 3,1%, aunque la ocupación de los aviones se mantuvo alta, en concreto fue del 81,7%

En la región de Oriente Medio el aumento fue del 13% con respecto a 2013. La oferta de plazas creció un 11,9% mientras que el factor de ocupación alcanzó el 78,1%. En Latino América el aumento fue del 5,8% y la ocuapción de los aviones se situó en el 80%.

Por últimos, en África es donde el aumento fue más débil, del solo el 0,9%. El factor de ocupación descendió un 1,5% y se situó en el 67,5%. IATA considera que la evolución del tráfico en el continente africano no ha estado condicionada por la epidemia de Ébola, pues indica que se circunscribe a Guinea, Liberia y Sierra Leona, mercados que representan un porción muy pequeña del tráfico. IATA atribuye más bien los flojos resultados a la evolución económica de Nigeria, país productor de petróleo cuyo precio ha exprimentado un fuerte descenso y a los primeros meses del año en la República de Sudáfrica, donde las cifras fueron malas.