dreamair

El Gobierno, incapaz de acabar con los recargos en los billetes de avión pagados con tarjeta

Pasajeros en el aeropuerto de Barcelona

Pasajeros en los mostradores de Vueling en el aeropuerto de Barcelona

La nueva legislación apadrinada por la UE para evitar cargos en el pago de productos con tarjeta de crédito, que entró en vigor en España el pasado 1 de septiembre, «está resultando completamente ineficaz» para terminar con una práctica que tiene especial arraigo en la compra de billetes aéreos en Internet.

Es la denuncia que vienen realizando en los últimos meses asociaciones de consumidores como Facua y la OCU.

Y lo hacen después de haber trasladado a las administraciones de consumo de los Gobiernos central y autonómicos «miles de quejas» de ciudadanos, «sin que hayamos obtenido respuesta alguna y sin que detectemos ninguna reacción de las autoridades para poner freno a una práctica que burla las sucesivas normas que, desde hace años, intentan ponerle freno», explica Rubén Sánchez, de Facua. Según estimaciones de la Unión Europea, el cobro de comisiones por pagar con tarjeta de crédito supone un sobrecoste al año para los consumidores europeos de 730 millones.

La regulación más reciente sobre el asunto fue incluida en el Real Decreto de Medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia aprobado el pasado mes de julio de 2014. La norma, de manera taxativa, establece que las empresas vendedoras tienen prohibido imponer a sus clientes recargos por pagar con tarjeta de crédito.

pasajeros2Solo fija como margen de flexibilidad para una norma estricta que repercutan al cliente la comisión bancaria que a ellos les cobren las entidades financieras por la gestión del medio de pago. El margen de flexibilidad, sin embargo, es igualmente estricto y fija un límite legal máximo del 0,2% del importe de la compra para las tarjetas de débito y del 0,3% para las de crédito. El decreto señala que «para los pagos con tarjetas de débito, el nivel máximo de la tasa será, en todo caso, de 7 céntimos de euro, que aplicará, por tanto, para todos los pagos de importe superior a 35 euros».

Tarjetas particulares

Diferentes aerolíneas y agencias de viaje «hacen una interpretación creativa de la norma», explica el portavoz de Facua, y consideran que la nueva ley solo es aplicable a las tarjetas de débito y a aquellas de crédito de clientes particulares que han sido emitidas en España. Por consiguiente, dejan al margen de la protección a un amplio abanico de opciones de dinero de plástico: las tarjetas de empresa, las que se gestionan por entidades financieras que están radicadas fuera de España y PayPal, la más popular de las formas de pago en Internet.

eldiario.es ha realizado la prueba de comprar billetes con tarjeta de crédito personal emitida en España en dos compañías aéreas, Easyjet y Ryanair. La primera observación que se obtiene es que, a lo largo de todo el proceso de adquisición, no aparece ningún tipo de información sobre la imputación o no de comisiones por utilizar esa forma de pago. Solo una vez que se ha tecleado el número de la tarjeta y confirmado la operación, aparece el cargo adicional. Un billete con Ryanair de ida y vuelta entre Madrid y Londres con un precio de 98 euros soportó un sobrecoste de 5 euros. Con EasyJet, por un trayecto similar por un importe de 120 euros, la comisión fue de 6,34 euros.

Preguntas frecuentes

Para encontrar una explicación más explícita sobre las condiciones que imponen las aerolíneas a la compra de billetes con tarjeta de crédito hay que acudir a la sección de «preguntas frecuentes» de sus páginas corporativas en Internet. Las compañías utilizan las fórmulas más variadas para evitar expresar que no deben cobrar ningún sobrecoste a sus clientes por efectuar la compra de sus billetes con tarjetas de crédito.

La web de Ryanair recoge como única explicación que «las reservas pagadas con PayPal, American Express Charge, tarjeta de crédito o una tarjeta prepago Mastercard tendrán un cargo del 2% del valor total de la transacción«. Más adelante utiliza una formulación barroca para afirmar que, en algunos casos, no cobra comisiones. Ryanair indica que «no se aplica el cargo de la tarjeta de crédito al pagar con una tarjeta de débito».

La página de EasyJet solo informa de que «las reservas realizadas mediante tarjeta de crédito Visa, MasterCard, Diners Club, American Express, Carte Bleue [solo transacciones nacionales] y UATP/AirPlus tienen un cargo adicional del 2.0% del importe total de la transacción».

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Vueling, por su parte, asegura que «el pago con tarjeta consumidor emitida en España» para la compra de billetes tiene una comisión del 0%, mientras para los pagos con el “resto de tarjetas y Pay Pal” se elevan al 3%.

Air Europa informa de que «las compras en nuestra web se realizan mediante tarjetas de crédito o débito». Sobre los «cargos de gestión y emisión» asegura que «son dinámicos, esto significa que nuestros sistemas informáticos calculan la cantidad a cobrar dependiendo del tipo de vuelo, escalas y precio».

Iberia informa que en España «los pagos con tarjeta particular o personal (American Express bajo licencia, Visa o Mastercard), emitidas por un banco español y en transacciones hechas en España están exentas de cargos». Sí tendrán cargos los pagos con tarjetas empresa, corporativas, comerciales, las American Express denominadas tripartitas (emitidas por American Express Internacional), Diners Club, y el pago a través de PayPal.

El cargo adicional que se aplica siempre para cada pasajero es el siguiente: si el origen del vuelo es España se cobra un cargo de 5 euros en vuelos domésticos y 8,5 euros para el resto de vuelos.

Compañías ‘exprimidoras’

Una reciente encuesta entre más de 700 viajeros realizada por el comparador de precios de viajes Trabber.es asegura que «lo que más irrita a los viajeros» en su relación con las aerolíneas son «los cargos por pago con tarjeta y facturación de maleta». En una clasificación sobre «percepción de aerolíneas más exprimidoras», en cabeza se sitúa Ryanair, que fue citada por el 86% de los encuestados, Vueling con el 48% y EasyJet con el 36,7%. Les siguen Iberia y Air Europa, aunque el porcentaje de quejas es más reducido.

Fuentes de Iberia dicen que la compañía cumple de manera escrupulosa con la nueva normativa sobre cargos por el pago de billetes con tarjeta de crédito. Fuentes de las patronales del sector afirmaron que existe una «significativa complejidad» en el cumplimiento de la nueva normativa legal.

Texto: Antonio Ruiz del Árbol Publicado en www.eldiario.es