El Gobierno autoriza la licitación de las obras para llevar la red de Cercanías a la T1 de Barcelona-El Prat

Terminal T1 del Aeropuerto de Barcelona – El Prat / Aena

El Consejo de Ministros celebrado ayer en Madrid ha autorizado la licitación de las obras de la fase 2 de construcción del nuevo acceso ferroviario a la terminal T1 del Aeropuerto de Josep Tarradellas Barcelona-El Prat.

Con esta actuación, que cuenta con un valor estimado de 73.777.770,06 euros (IVA no incluido) y un plazo de ejecución de 24 meses, se da un impulso definitivo para la puesta en servicio de una infraestructura que será estratégica en el futuro esquema de explotación de la red de cercanías de Barcelona.

También estamos en Telegram. Para recibir en tu móvil nuestras noticias al instante, clica aquí y síguenos:  t.me/aerotendencias

Se trata de la superestructura de la nueva doble vía entre la línea de ancho convencional Barcelona-Tarragona y las estaciones de las terminales 1 y 2, con conexión a la L9 de metro.

El nuevo acceso ferroviario, que generará significativos beneficios para la movilidad en transporte público de los ciudadanos en el área metropolitana de Barcelona, permitirá establecer servicios directos de cercanías a las dos terminales aeroportuarias desde Manresa y Maçanet, vía Barcelona, mediante las actuales líneas R4 y R2, respectivamente, permitiendo, a través de ellas, acceder a las restantes líneas de cercanías y a la red de metro de Barcelona. Además, podrá albergar servicios lanzadera entre las terminales del aeropuerto con la Línea de Alta Velocidad Madrid-Barcelona-Frontera Francesa.

Todo ello permitirá conectar ambas terminales con Barcelona, estableciendo un tiempo de viaje entre la estación de Sants y la terminal T1 de aproximadamente 19 minutos. Las previsiones estiman que entre 7 y 9 millones de viajeros anuales se beneficiarán de la nueva infraestructura ferroviaria.

La primera fase de este proyecto, con una inversión estimada de 305 millones de euros, consistió en la perforación con tuneladora del tramo principal del nuevo acceso.

El nuevo trazado, de vía doble, se inicia en la línea de ancho convencional Barcelona-Vilanova, y discurre hasta la terminal T1, con una parada intermedia en la terminal T2, donde se conectará con la línea 9 de Metro. Tiene una longitud total de 4.510 metros, incluyendo un túnel de 3.400 metros, de los que 3.048 m (incluido el paso por la estación multimodal de la T2), se han excavado con tuneladora.